¡Basta ya de amenazas imperiales!

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, denunció en su cuenta oficial de Twitter que la Ley Helms Burton constituye una agresión a la independencia y dignidad de nuestro país.
Enfatizó que esa política representa el anhelo anexionista y colonial, pretende provocar el cambio del sistema político y económico en Cuba, y es una afrenta a nuestra soberanía y dignidad.
¡Basta ya de amenazas imperiales! , exigió el presidente cubano, quien con anterioridad en otros mensajes en esa red social, sostuvo que “no se puede legislar contra el mundo, ni desconocer la soberanía de cada país. Cuba es una nación independiente y soberana, que respeta y exige respeto. Señores imperialistas aprendan de una vez: la dignidad es invencible.”


El firme rechazo del gobierno y pueblo Cuba a la nueva escalada agresiva de Washington responde al reciente anuncio del Departamento de Estado de permitir que, a partir del próximo 19 de marzo y al amparo del Título III de la Ley Helms-Burton, se presenten demandas judiciales en tribunales de los Estados Unidos únicamente contra empresas cubanas incluidas en la Lista de Entidades Cubanas Restringidas elaborada por ese gobierno en noviembre de 2017 y actualizada un año después. Este listado arbitrario e ilegítimo, dirigido a recrudecer el bloqueo y extender sus efectos extraterritoriales, prohíbe a los ciudadanos estadounidenses realizar transacciones financieras directas con las entidades señaladas.


El anuncio del Departamento de Estado también indicó que suspendería por solo 30 días la posibilidad de iniciar acciones judiciales por igual concepto en contra de otras entidades cubanas o extranjeras con vínculos comerciales o económicos en Cuba, informa en una declaración el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Desde su entrada en vigor en 1996, la ley Helms-Burton ha procurado universalizar el bloqueo económico, mediante presiones brutales e ilegales de Estados Unidos contra terceros países, sus gobiernos y sus empresas. Persigue asfixiar la economía cubana, y promover o aumentar las carencias de la población con el propósito de imponer en Cuba un gobierno que responda a los intereses de Estados Unidos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *