Díaz Canel: “Nuestra Revolución triunfará porque sabremos defenderla”

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, expresa que «Ni Cuba ni la Historia, podemos repetir nosotros hoy, olvidarán el acto del pasado miércoles 10 y sus enlaces con aquel acontecimiento que nos definió como nación, un 10 de abril, siglo y medio atrás».

Clausura Presidente Díaz Canel Tercera Sesión Extraordinaria de la Asamblea Nacional. Foto, Vladimir Molina Espada

Además, recuerda que nuestro General de Ejército, que fue de los primeros en la guerra, «ha sido también el primero en proponer, conducir y exigir la actualización imprescindible de la ley, por respeto a ella».

Asimismo, resalta que no nos tocó construir gobierno antes de conquistar la libertad que fue rescatada y sostenida, por más de una generación de revolucionarios, en arduos años de creación y resistencia.

Habla, igualmente, de la raíz de la Constitución que recién proclamamos que está en aquella primera, que nació peleando, y luego se afirmó en otras tres (Baraguá, Jimaguayú y la Yaya), para volver a nacer en 1901, de una asamblea maniatada por la intervención yanqui.

«En 1940 otra Constitución, conquista de varias generaciones de cubanos, fue festejada sin llegar a cumplirse. Y fue violada y sepultada por un déspota, pero al morir encendió la chispa de una Revolución destinada a cumplir sus mandatos de justicia fundamentales», resalta.

El mandatario hace referencia a 1976 el pueblo plasmaría sus anhelos más radicales en otra Constitución, la primera socialista, que tras algunas reformas nos trajo hasta la Carta Magna que se ha proclamado este 10 de abril, justamente en honor a esa historia.

Recuerda los versos de Bonifacio Byrne, «orgullosa lució en la pelea, sin pueril ni romántico alarde y al cubano que en ella no crea, se le debe azotar por cobarde», y acota, no necesitamos decidir sobre las banderas, porque ya en 1869 se escogió la del triángulo rojo.

De Ana Betancourt a Vilma Espín, es infinito el aporte femenino a la Revolución. Y se ha hecho por fin justicia. Las mujeres son mayoría en este parlamento, como en todo lo importante en nuestra sociedad.

Cuba entera, como Guáimaro hace 150 años, tiene a un enemigo tenaz y codicioso acechando cerca.

Entonces el ejército español se lanzó con odio sobre Guáimaro, hoy el imperio vecino amenaza, otra vez, y de hecho se lanza con medidas insensatas que escalan en agresividad y saña, señala Díaz-Canel.

«Nos apasiona la historia y si volvemos una y otra vez a ella, es porque ahí están las más formidables reservas de la moral cubana, siempre asediada y dispuesta a convertir en cenizas cuanto bien material posee, antes que extender sus brazos para que el adversario los encadene.

«Los monroístas de la administración Trump no aceptan los procesos de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Impedidos de cumplir sus promesas de recuperación industrial y grandeza nacional, mienten asegurando que tres naciones en lucha contra el subdesarrollo, amenazan al poderoso imperio, destaca el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Habla también sobre la situación que vive actualmente Venezuela, y explica que tratan de rendir por hambre y carencias al bravo pueblo venezolano al que le roban sus recursos financieros, mientras se afilan los dientes para devorar las riquezas con que la naturaleza dotó en abundancia a esa hermana nación. «Ellos han hecho retroceder hasta el peor nivel las precarias relaciones con nuestro país, este año se han esmerado en darnos plazos con la posible aplicación del título III de la Ley de la Esclavitud, como en realidad debería llamarse.

Ahora lo aplazan por un mes o por unos días, con arrogantes amenazas, como quien sostiene sobre todas nuestras cabezas una espada capaz de cortarlas, si no nos rendimos. ¿Qué es la Helms-Burton toda, sino el bloqueo de 60 años convertido en ley?», destaca.

Igualmente, pregunta «¿Qué más pueden hacernos después de 60 años de persecución, agresiones y amenazas? Como el General de Ejército nos ha alertado, a todas luces se busca estrechar el cerco contra la soberanía cubana, recrudeciendo el bloqueo y en especial la persecución financiera».

Mientras internamente, aún arrastramos los fardos de la ineficiencia administrativa, mentalidad importadora, falta de ahorro y los insuficientes ingresos por exportaciones, y no podemos excluir las manifestaciones de corrupción y las ilegalidades, inaceptables en la Revolución. «La historia tiene algo que decirnos. Fidel, Raúl, Almeida, Camilo, Che, la generación de nuestros padres y abuelos enfrentaron, con menos experiencia e incluso menos recursos, momentos más graves y oscuros. Y salieron victoriosos».

Se nos plantean dos prioridades absolutas: la preparación para la defensa y la batalla económica al mismo tiempo. La estrategia es trabajar sin descanso con alternativas ya diseñadas, sin abandonar los objetivos planteados en función del mayor bienestar para nuestro pueblo, asevera el mandatario.

«El análisis objetivo de las condiciones actuales del país y el entorno internacional, nos ha llevado a proponer una planificación de la economía en tres etapas: del 2019 al 2021, del 2022 al 2026 y del 2027 al 2030», asegura.

Aclaró que los seis sectores estratégicos en la economía son: el turismo, la industria biotecnológica y farmacéutica; el electroenergético relacionado con las fuentes renovables de energía, la producción de alimentos; la exportación de servicios profesionales y la construcción, y «para decirlo en buen cubano: la crudeza del momento nos exige establecer prioridades bien claras y definidas, para no regresar a los difíciles momentos del período especial».

«Sin temor al cambio; quitando todos los días un pedacito a los problemas; aprovechando al máximo las fortalezas de la dirección colectiva y defendiendo con disciplina y compromiso las orientaciones de nuestro Partido.

«Es infinita la lista de tareas, pero quiero detenerme en las que exigen acción más inmediata y convoco a todos a acompañarnos al asumirlas, en primer lugar, la actualización del Plan de la economía para las situaciones más complejas.

«Poner en marcha de inmediato medidas económicas pendientes que tienen que ver con demandas y necesidades; con reorganización del Comercio Interior; funcionamiento del sistema empresarial, cooperativas agropecuarias y no agropecuarias y el trabajo por cuenta propia.

«La Agricultura, las producciones exportables, el turismo, la sustitución de importaciones, la inversión extranjera y el encadenamiento productivo con toda la producción nacional posible, estarán en el centro de nuestras acciones como Gobierno, explica Díaz-Canel.

Además, señala que es imprescindible ahorrar y controlar bien los recursos, atender y aprovechar todo el potencial presente en los recursos humanos y la fuerza de trabajo calificada con que contamos y seguir avanzando en el proceso de informatización de la sociedad.

El presidente cubano llama a trabajar intensamente para mejorar los abastecimientos alimenticios, la vivienda y el transporte, la calidad de los servicios, aún en medio de las asfixiantes persecuciones financieras que hacen particularmente difícil la importación de bienes y recursos de primera necesidad.

Expresa que asumimos el mandato de cambiar todo lo que deba ser cambiado y corregir todo lo que entorpezca y retrase el camino a la prosperidad posible en el menor tiempo y con la mayor calidad. Lo que sí no cambiará, será nuestra actitud frente a los que sostienen la espada contra nosotros.

«La respuesta es: No, señores imperialistas, los cubanos no nos rendimos. Ni aceptamos leyes sobre nuestros destinos que estén fuera de la Constitución. En Cuba mandamos los cubanos. Y las cubanas», destacó.

Asimismo asegura que Cuba sigue confiando en sus fuerzas, en su dignidad y también en la de otras naciones soberanas e independientes. Sigue creyendo en el pueblo norteamericano, en la Patria de Lincoln, que se avergüenza de quienes actúan al margen de la ley universal, en nombre de toda esa nación.

«Fidel dijo: “Nuestro pueblo será tanto más grande cuanto más grandes sean los obstáculos que tiene delante; más hablará de nuestro pueblo la historia cuanto más dificultades tenga que vencer; más justicia le hará el porvenir cuanto más se le calumnie hoy”.

«Continuó: “y solo podrá decirse que aquí se organizó una sociedad donde todos los pueblos del mundo pudieron venir a aprender lo que era justicia, lo que era democracia, y que supo defenderla y supo sostenerla”.

«Finalizó diciendo: “y aunque no sabemos lo que el destino nos depare, sí tenemos la seguridad suficiente para decir que nuestra Revolución triunfará porque sabremos defenderla, o que nuestro pueblo perecerá si es preciso perecer para defenderla”.

«Defendamos estas convicciones en las masivas manifestaciones populares, en toda Cuba, el próximo Primero de Mayo. Nos veremos en las plazas de la Patria. Somos Continuidad, Somos Cuba. Patria o Muerte! Seguiremos venciendo», culmina Díaz-Canel.

(Tomado de Granma)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *