Economía cubana crece a pesar de dificultades

Por Sundred Suzarte Medina

Lograr gastos ajustados a los recursos disponibles, no incrementar el endeudamiento externo del país, y garantizar el crecimiento económico, prevalecen como premisas del plan de la economía cubana para el año 2019, informó Alejandro Gil Fernández, Ministro de Economía y Planificación de Cuba, durante su intervención en el segundo período ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que sesiona en el Palacio de Convenciones de La Habana.


El titular señaló que la economía nacional no decreció este año, pero tampoco alcanzó el 2% planificado. En ese sentido, argumentó que el país cierra el año con una tasa de 1,2 por ciento de crecimiento del Producto Interno Bruto, lo cual “es muy meritorio si tenemos en cuenta el recrudecimiento de las medidas del bloqueo de Estados Unidos y el impacto del huracán Irma”.

Las actividades que obtuvieron mayor crecimiento en el 2018 fueron el transporte y las comunicaciones (5,7 %), la industria manufacturera (3,7%), el comercio (2%), la cultura y el deporte (2,3 %) y la salud pública (1,3 %).

No obstante, se produjo un incumplimiento del programa inversionista y el plan de generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables quedó por debajo de lo esperado.

El ministro indicó, además, que hubo un incumplimiento en la traslación de cargas, debido a que los planes de inversión y producción finalizan con resultados inferiores a los pronosticados. Sin embargo, la transportación de pasajeros tuvo un 7,8% de mejoría respecto al 2017, aunque esa cifra es todavía insuficiente.

Por otra parte, el plan previsto para la actividad turística logró un crecimiento con respecto al año anterior en cuanto a cantidad de visitantes e ingresos turísticos. Se recibieron 4 millones 750 mil visitantes, pero la meta era de 5 millones 100 mil visitantes.

Para el próximo año la economía cubana debe crecer en un 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB): no implicará un crecimiento del endeudamiento y deberá ser sostenible en el tiempo.

Para ello, sostuvo Gil, es preciso asegurar el cumplimiento de las exportaciones y mejorar su gestión de cobro, concretar niveles de importación y créditos previstos en el Plan, garantizar la eficiencia del proceso inversionista, y reconocer que el plan no tiene reservas.

El ministro rememoró que en reiteradas ocasiones el General de Ejército Raúl Castro Ruz, ha planteado que no se puede gastar más de lo que se ingresa, ni asumir compromisos que no podamos pagar.

En su intervención hizo referencia al discurso que pronunciara Raúl en el Acto Central por el aniversario 65 de los Asaltos a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba, el pasado 26 de julio, cuando expresó: ‘Tener siempre presente que la más rápida y eficiente fuente de recursos es el ahorro, y por tanto debemos lograr que deje der ser una mera consigna para convertirse en una norma de conducta de los cuadros y trabajadores en todos los niveles’.

En ese sentido, el titular ratificó que “estas indicaciones han guiado la elaboración del Plan de la Economía que nos corresponde defender y trabajar para su cumplimiento con la participación directa y consciente de todos los trabajadores.

“Es el plan de todos los cubanos para impulsar el desarrollo del país y nos permitirá avanzar en base a nuestros propios esfuerzos y los recursos de los que podemos disponer sin aumentar el endeudamiento externo. Estamos convencidos de que si trabajamos todos unidos, con disciplina y rigor, podremos hacer más. Nuestro pueblo lo exige y lo merece”, concluyó.


El Presupuesto del Estado a debate

En su intervención ante la Asamblea Nacional, la diputada Lina Pedraza, ministra de Finanzas y Precios de Cuba, presentó los estimados del Presupuesto del Estado en el 2018 y los principales aspectos adoptados para el 2019.

Pedraza resaltó asuntos relacionados con los gastos, el resultado presupuestario, el estado del ahorro, la inversión y el financiamiento, el presupuesto central, el presupuesto de la seguridad social y los presupuestos locales.

En sus intervenciones, los diputados plantearon inquietudes sobre la necesidad de un mayor control de los recursos económicos a partir de la autonomía de las empresas, el rigor de los cuadros a la hora de analizar si los pagos se corresponden con las utilidades, la conciliación de las empresas ante la sustitución de importaciones, la organización de los salarios, y la disciplina laboral y tecnológica.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *