Proclamada nueva Constitución de la República de Cuba

Con la presencia del General de Ejército, Raúl Castro Ruz, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quedó proclamada la Constitución de la República de Cuba.

Foto. Sergei Montalvo Arostegui

En emotiva, solemne y patriótica Sesión Extraordinaria de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el General de Ejército Raúl Castro Ruz hizo un recuento histórico de las Constituciones cubanas, sus valores y significación.
Aseguró que la Constitución proclamada este 10 de abril es continuidad de aquella primera aprobada en 1869, por tanto salvaguarda como pilares de la nación la igualdad e independencia de la Patria.
Al pronunciar el discurso de proclamación de la nueva Carta Magna de la República de Cuba, Raúl valoró como gran privilegio esa responsabilidad que por segunda ocasión asumía y recordó que la fecha escogida no era casual, pues en 1869 un grupo de patriotas cubanos se reunieron en Guáimaro y acordaron la primera Constitución de la República en Armas, con la libertad y la independencia frente al colonialismo español como parte de sus objetivos esenciales.

Foto. Sergei Montalvo Arostegui

Afirmó que “la nueva constitución devine legado para las nuevas generaciones de cubanos. No basta con proclamarla, es necesario hacer efectivos sus preceptos, corresponderá a esta Asamblea una intensa actividad legislativa para aprobar las normas dispuestas en sus disposiciones transitorias”.
“En diciembre pasado la Asamblea aprobó la nueva Constitución y acordó someterla a referendo, y el 24 de febrero nuestro pueblo dio una muestra de compromiso y de apoyo a su revolución. La mayoría de los cubanos pertenecen a las generaciones nacidas luego del triunfo revolucionario, lo que demuestra la fortaleza y continuidad de los principios”, sostuvo.
Raúl afirmó que la nueva Carta Magna institucionaliza y fortalece el estado revolucionario, “con una actuación transparente y ajustada a la ley, donde se defiende la igualdad de la mujer y el hombre, y sin ningún tipo de discriminación: estos son los pilares de nuestra sociedad”.

Solemne acto de proclamación de la nueva Constitución de la República de Cuba. Foto. Sergei Montalvo Arostegui


Informó que desde hace meses se adoptan una serie de medidas para reforzar la capacidad combativa de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el sistema defensivo del país, bajo el principio de la guerra de todo el pueblo.
“Igualmente, se adoptaron un grupo de decisiones para encauzar el desempeño de la economía, y resistir los nuevos obstáculos, que nos impone el recrudecimiento del bloqueo, sin renunciar a los programas de desarrollo que están en marcha. Es necesario que estemos alertas y conscientes que enfrentamos problemas adicionales, y que la situación podría agravarse en unos meses”, valoró.
Previno que no se trata de regresar al Periodo Especial, porque hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía, pero insistió en redoblar esfuerzos para lograr mayores producciones, revisar los gastos para suprimir los no imprescindibles, y elevar la eficiencia de los portadores energéticos.

“En 60 años frente a las agresión y amenazas, los cubanos hemos demostrado la férrea voluntad para resistir y vencer las más difíciles circunstancias, el imperialismo no posee la capacidad de derrotar un pueblo unido, y ya Cuba ha demostrado que sí se pudo, sí se puede y siempre se podrá resistir, luchar y alcanzar la victoria, no existe otra alternativa” cerró entre ovaciones del Primer Secretario del Comité Central del Partido.

Con anterioridad, para la apertura de la sesión las notas del Himno Nacional interpretadas por la banda de música del Estado Mayor General de las FAR y el Coro Nacional de Cuba fueron acompañadas por 21 salvas de artillería disparadas desde el cementerio de Santa Ifigenia y la fortaleza de La Cabaña.
Patriótico momento fue la entrada al plenario del palacio de Convenciones de la Constitución de Guáimaro de 1869, custodiada por tres combatientes ataviados con los uniformes del Ejército Libertador.

Foto. Sergei Montalvo Arostegui

Luego el presidente de la Asamblea Nacional, Esteban Lazo, evocó la trascendencia histórica de la Constitución de Guáimaro aprobada hace 150 años como símbolo de la República en Armas.
Rememoró que en el poblado camagüeyano un grupo de patriotas de los focos insurrectos concertaron voluntades en favor de la unidad de la Revolución, entre ellos Carlos Manuel de Céspedes e Ignacio Agramonte, y subrayó la ejemplar postura de Ana Betancourt al reclamar la emancipación de la mujer.
El presidente del Parlamento Cubano expresó que en las Constituciones de Guáimaro, Baraguá, Jimaguayú y la Yaya estuvo presente el anhelo de independencia, eliminación de la esclavitud y justicia social, y sustuvo que luego de un amplio proceso de constitucionalidad llegamos a la Carta Magna de 1976 y al actual texto con un amplio carácter democrático.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *