La obsesión de Estados Unidos con la colaboración médica cubana

La obsesión de Estados Unidos con la colaboración médica cubana


Escuche y descargue desde nuestro Canal en iVoox la propuesta radial.

A finales de julio pasado el Departamento norteamericano de Estado informó por primera vez que pondría restricciones de visa a funcionarios cubanos vinculados con el programa de misiones médicas en el exterior, en otro abierto ataque contra Cuba y su cooperación internacional.

La administración de Donald Trump, que desde hace meses arremete contra uno de los programas solidarios más importantes del país, justificó la medida al argumentar que esas personas son responsables de «ciertas prácticas laborales de explotación y coercitivas».

La obsesión de Estados Unidos con la colaboración médica cubana

A pesar del reconocimiento mundial a la labor que realizan los profesionales cubanos de la salud en las más variadas geografías del orbe, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional dio a conocer que estaba ofreciendo hasta tres millones de dólares a organizaciones que “investigarían, recopilarían y analizarían información” relacionada con presuntas violaciones de los derechos humanos del personal de salud de Cuba.

Sin embargo, en todos los infames pronunciamientos contra el reconocido programa cubano, la administración Trump nunca ha mencionado los severos daños provocados al sector de la salud por el bloqueo de casi seis décadas que mantiene Estados Unidos contra el pueblo cubano.

Los difamadores saben muy bien el prestigio que tiene Cuba a nivel internacional en cuanto a sus recursos humanos en la medicina y lo que hacen sus galenos en numerosas naciones. Por ello, Washington persigue obsesionadamente a las misiones médicas cubanas en el exterior.

En las últimas horas, la nueva maniobra fue la negativa de visas a una delegación encabezada por el ministro de Salud Pública Doctor José Ángel Portal Miranda, que debía participar en el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Como expresó en su cuenta oficial en Twitter el director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío: “Enorme error al creer que los funcionarios de Cuba traicionarían los compromisos de cooperación médica internacional a cambio de visas para ingresar a EEUU. Es una política exterior carente de decencia básica”.

Un informe publicado en la Revista Panamericana de la Salud en 2018 reconoce que

…el Sistema Nacional de Salud cubano cuenta con una infraestructura sólida, constituida por una amplia red de instalaciones sanitarias que garantizan la cobertura total, el acceso y la equidad en los servicios de la población con recursos humanos calificados

Sin embargo, en Estados Unidos, país donde se preparan y ejecutan los planes para asfixiar económicamente a Cuba, los servicios de salud, por su alto costo, nunca podrán ser inclusivos para todos los ciudadanos.

En el país más rico del mundo, millones de personas pobres, para pagar los gastos por un ingreso hospitalario o alguna intervención quirúrgica, tienen que vivir endeudados el resto de sus vidas.

La obsesión de Estados Unidos con la colaboración médica cubana

En medio de su desesperación por dañar el prestigio de la colaboración médica cubana, como antes estuvieron obsesionados otros gobiernos de Estados Unidos, ¿por qué la administración Trump no intenta prestar servicios en las naciones más empobrecidas y necesitadas, donde cada año mueren millones de niños por falta de asistencia médica?

Lamentablemente, ese gobierno destina fondos millonarios para mentir ante el mundo respecto a la labor humanitaria de la medicina cubana y el principio de solidaridad. Debiera estar comprometido con la misión de salvar vidas, pero está demasiado ocupado en su obsesión por atacar a los profesionales cubanos de la salud, sin comprender que el altruismo de nuestra colaboración médica ya es un símbolo para el mundo.

Tomado de Radio Rebelde

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *