Los mejores programas de la Televisión Cubana en 2019

Una vez más me lanzo al ruedo. Aquí están los programas de la Televisión Cubana (TVC) que escojo como los mejores del 2019.

Sigo pensando que una buena programación es una asignatura pendiente en nuestra televisión. Y repito lo que dije la vez pasada:

“Nunca he creído mucho en listas, ni en concursos, pero asumo la responsabilidad de ofrecer mi opinión y… ser injusta. La televisión no es mía, ni de nadie en particular, es de todos y por eso cada persona exige ‘su programa’ y ‘su parrilla’”.

De ahí que existan discrepancias. Incluso, en los comentarios que han generado textos o entrevistas publicados en este espacio. Sería injusto no reconocer el esfuerzo del Estado y la TVC en mantener la programación, sobre todo en los momentos más difíciles que se vivieron durante los meses de agosto y septiembre del año que termina.

No pocos programas fueron hechos sin aire acondicionado, otros, aún se graban en las horas de menos consumo eléctrico, para luego ser transmitidos. Es cierto que han perdido ese sabor de tenerlos “en vivo”, pero se mantienen en la parrilla.

Ha sido un año complejo para Cuba, para cada uno de nosotros y para la televisión. Llega el 2020, esperemos que sigamos avanzando y que la TVC sea mejor. ¡Feliz año para todos!

Esta es mi selección:

  1. Telenovela Entrega.
  2. Programa humorístico Vivir del Cuento.
  3. Programación cinematográfica, en especial La séptima puerta y De cierta manera.
  4. La banda gigante, el concurso Adolfo Guzmán y Lucas con su gira.
  5. Algunas Mesas Redondas, reportajes y comentarios de Lázaro Manuel Alonso y Abdiel Bermúdez, espacios como Libre acceso del Canal Habana y las crónicas dominicales de Julio Acanda.
  6. La transmisión de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y la Serie Nacional de Béisbol, menos la narración.
  7. La pupila asombrada y Con dos que se quieran (3)
  8. Hacemos Cuba y algunas transmisiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.
  9. Emisiones de Hola Habana, Buenos días, De tarde en casa y Al mediodía.
  10. La Campaña por los 500 años de La Habana del Canal Habana y lo realizado referente al tema por el programa Sitio del arte.

Mis argumentos:

Presentación de la telenovela cubana Entrega

Entrega: Con un guion sin costuras de Amílcar Salatti, en el que convergen melodrama, policíaco y crítica social, el director Alberto Luberta, teniendo la apreciable colaboración de Osvaldo Doimeadiós -en la dirección de actores-, ha conseguido un producto logrado como audiovisual y necesario para la sociedad desde el punto de vista temático. La cultura del ser humano empieza en la cuna y se consolida con el maestro: al fin vemos en pantalla a un educador, de carne y hueso, que no es Dios ni Diablo y que atraviesa por un difícil entorno social, desde la golosina de la corrupción, la intransigencia de los maniqueos y la incomprensión de la pareja. Todo bien realizado, hasta la presentación.

Personajes del popular programa humorístico Vivir del cuento.

Vivir del cuento: Sigue siendo el programa más popular de la Televisión Cubana, ese que se espera placenteramente los lunes a las 8 y 30 de la noche, y que genera todo tipo de especulaciones. Es un reflejo desde el humor (látigo con cascabel) de muchos de nuestros males, nacidos desde la ineficiencia, con buena realización.

Rolando Pérez Betancourt, conductor del programa La séptima puerta.

La programación cinematográfica, en general, es buena. En Cuba, desde tu sillón o cama, puedes acceder a cintas de renombre mundial, a veces porque las impone el mercado; otras, por sus valores estéticos. Así, los programas Historia del cine, Pensando en 3D, De nuestra América, Arte siete, El espectador crítico y X distante, con diferencias en conducción y presentación, le permiten al televidente acercarse al producto fílmico, le da herramientas -las use o no- para enfrenarlo. En ese sentido destaco dos programas: La séptima puerta, una propuesta de cine de autor en la mayoría de las oportunidades. Su público espera las cintas para ver lo mejor de la cinematografía mundial hecha en Europa, en Asia o en los Estados Unidos, y a De cierta manera, una revista cinematográfica, donde se disfruta del “cine cubano de siempre”-como reza su slogan-, y sería muy bueno, por su valor histórico y cultural, que formara parte de la enseñanza media en nuestro país.

La banda gigante fue una muestra de que se pueden realizar programas de participación, de ejecución de instrumentos, que resulten atractivos e instructivos para el televidente. El Concurso Adolfo Guzmán, polémico desde su nacimiento, rescató la música de Guzmán y resultó una buena oferta para los domingos veraniegos. El programa Lucas, sigue siendo una ventana (polémica sí) al video clip cubano. Además, en el año que termina, realizó una gira por el país, realizando espectáculos en lugares intricados, vinculados con la Historia. De hecho, su slogan recordó nuestra génesis patria.

Temas de interés para la población se han hecho habituales en la Mesa Redonda, que acaba de cumplir sus 20 años, y lo celebró poniendo sobre el tapete asuntos en los que estuvieron presente los máximos ejecutivos de las diferentes ramas gubernamentales del país. Lázaro Manuel Alonso y Abdiel Bermúdez son dos periodistas de la TVC que han logrado tratar asuntos peliagudos de una forma creíble e inteligente. El espacio Libre acceso, del Canal Habana, ha sentado en su espacio a las personas responsables de problemas variopintos, y logrado la polémica en no pocas oportunidades. Las crónicas de Julio Acanda siguen siendo la muestra de que se puede decir mucho y bien, en un minuto de televisión: que puede tratar de la historia de un ladrillo, incrustado en un edificio de La Habana Vieja, de un monasterio europeo o de una intervención quirúrgica a una persona de una provincia cubana.

A pesar de que nos quedamos con deseos de ver más triunfos de nuestros atletas (y la pelota fue un descalabro), disfrutamos los Juegos Panamericanos. La Serie Nacional de Béisbol también tiene muchos seguidores, pero por favor: se dice ‘hubo’, nunca ‘hubieron’, como dicen los narradores, por solo señalar un ejemplo entre muchos.

La pupila asombrada es un espacio que se agradece, con buena construcción audiovisual, y con temas muy interesantes. Con dos que se quieran (3) es un programa de entrevistas con un excelente empaque, que nos ofrece la oportunidad de conocer a personas destacadas en diversas áreas, ya no solo van artistas.

Hacemos Cuba ha logrado que se hable de la Constitución, de sus artículos y de las leyes en las voces de altos responsables de su cumplimiento. En un diálogo, en vivo, muestran cómo interpretar o ejecutar un procedimiento. De igual forma, ha sido útiles las transmisiones de las sesiones de Asamblea Nacional, donde intervienen especialistas verosímiles.

Hola Habana, Buenos días, De tarde en casa y Al mediodía son programas con alto nivel de teleaudiencia por tratarse de revistas variadas. Aunque las dos últimas se siguen grabando, continúan entre las propuestas que más el televidente agradece por lo que en ellas se informa.

El Canal Habana diseñó una campaña de publicidad por los 500 años de la capital que fue respetable, tanto por la dimensión de lo que mostró como por la forma en la que lo hizo. En ese sentido, Sitio del arte, un programa de opinión cultural, dedicó algunos de sus espacios a reverenciar el cumpleaños de una manera valorativa y bella.

Tomado de Cubadebate

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *