Santica: entre la responsabilidad y el trato afable.

Menuda, pero con el paso todavía ágil y seguro, camina Santa Rojas por los pasillos del Instituto Cubano de Radio y Televisión, ICRT. Todos la conocen por el diminutivo de su nombre: “Santica” y la distinguen por su trato cálido y afable.

-“!No me preguntes la edad! ”- abrió la entrevista entre risas.

– “Con su energía y aptitud positiva ante la vida para mí es suficiente”, respondí.

Jubilada, llegó hace 13 años a este edificio, y ha transitado por diferentes puestos de trabajo como custodio, ascensorista, recepcionista en cuanto piso la requieran, incluyendo la presidencia del organismo.

En cada lugar se hace notar, sin extravagancias ni muchas palabras. Destaca por su sencillez, educación y solidaridad ante los logros o problemas de quienes comparten su espacio, sean compañeros de trabajo o visitantes.

Recientemente en reunión ampliada con los trabajadores, fue reconocida por la presidencia del ICRT y el Buró Sindical, en respuesta a una carta enviada por una visitante, quien admiró la profesionalidad con que “Santica” le atendió en el Buró de Información.

-En momentos que pueden ser extremos, como atender dos teléfonos y a la vez tener frente a usted a varias personas en espera de determinada información. ¿Cómo logra ser ecuánime y carismática?”, le pregunto.

-“Me lo enseñó mi mamá –Amparo se llamaba-, y era muy estricta con mi educación y la de mis hermanos, nos inculcó a mostrar respeto hacia las personas. Para mí es básico decir “Buenos días”, “Buenas tardes”,  “Gracias”, “¿Le puedo ayudar?”. Eso se lo voy agradecer siempre porque así me he ganado el cariño de la gente. Aquí mismo, todos me demuestran que me quieren…  los mismos artistas, cuando no me ven, preguntan por mí. Y a mis compañeros más jóvenes siempre trato de transmitirle esa lección.

Pero el relato de la formación profesional de Santa Rojas es tan extenso como su propia modestia. Comenzó estudiando técnico medio en electricidad y secretariado. Inició una ingeniería en Química y terminó graduada de Ingeniera en Electricidad. Trabajó varios años en la Defensa Anti Aérea y Fuerza Aérea Revolucionaria, DAAFAR, y luego ejerció 33 años hasta su jubilación, en el Servicio de Laboratorio de Temperatura del Instituto Nacional de Investigaciones en Metrología.

El resto está descrito, “Santica” llegó hace 13 años al Instituto Cubano de Radio y Televisión y sigue aquí… activa, querida y reconocida por sus compañeros.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *