FMC: 60 años haciendo Revolución

Por Ariadna Vallellano Rodríguez y Yusleidy Pérez Ramos

El papel de la mujer en la sociedad ha estado marcado indiscutiblemente por la lucha en pos del reconocimiento de sus derechos. Romper con concepciones que asocian a la mujer únicamente con la realización de actividades domésticas, la educación de los hijos y el cuidado de la familia, es una asignatura aún pendiente en muchos países.

Cuba es una de las excepciones, y se debe fundamentalmente a que luego del triunfo revolucionario en 1959, se llevaron a cabo múltiples programas que incluían la participación de la mujer en las diferentes esferas de la actividad socioeconómica, política, cultural, militar, científica y deportiva.

Esta tarea no fue para nada fácil, era contrapuesta a los conflictos sociales, familiares e individuales, que en los primeros años de la Revolución limitaban su presencia en las diversas esferas y acciones de la vida social, producto de las fuertes bases falócratas en que se encontraba estructurada la sociedad cubana, donde el matrimonio, la maternidad y la familia eran considerados como el único y natural destino de la mujer.

Fidel Castro junto a Vilma Espín durante el acto de fundación de la FMC en el teatro Lázaro Peña en La Habana, 23 de agosto de 1960. Foto: Instituto de Historia de Cuba / Sitio Fidel Soldado de las Ideas

Sin embargo, la iniciativa de transformar esta visión en nuestro país surgió a petición de la luchadora clandestina y combatiente del Ejército Rebelde, Vilma Espín Guillois. Esta solicitud se materializó través de nuestro líder histórico Fidel Castro Ruz, quien el 23 de agosto de 1960 creó la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) bajo el lema “Toda la fuerza de la mujer al servicio de la Revolución”.

La FMC es la organización de masas que une a todas las féminas del país a partir de los 14 años de edad, desarrolla las políticas y los programas encaminados a lograr el pleno ejercicio de la equidad en todos los ámbitos y niveles de la vida. Se trazó como objetivo principal, la incorporación de la mujer a la sociedad y al empleo, así como al programa de cambios sociales y económicos en Cuba. La presidenta en aquel entonces y durante los siguientes 47 años fue Vilma Espín.

En Cuba, son muchas las mujeres inmortalizadas por las páginas de la historia como Isabel Rubio, Ana Betancourt, Mariana Grajales, Melba Hernández, Haydée Santamaría, Celia Sánchez y otras, que participaron activamente en todo el largo proceso de luchas revolucionarias.

Fidel Castro junto a Vilma Espín, Celia Sánchez (en el centro) durante el acto de fundación de la FMC en el teatro Lázaro Peña en La Habana, 23 de agosto de 1960. Foto: Mujeres / Sitio Fidel Soldado de las Ideas

La FMC recoge el espíritu de cada una de ellas. Esta organización es una fortaleza para Cuba pues contribuye al equilibrio de la familia y motiva la superación de las amas de casa o desocupadas para una posterior inserción u ocupación laboral. 

El contexto histórico-cultural actual permite identificar la participación de la mujer en otros roles sociales, hablar de aporte, empoderamiento e inclusión social, igualdad de oportunidades y accesos, ocupar importantes cargos en los distintos niveles de dirección y en la vida política, especialmente en el órgano legislativo. A continuación, les presentamos varias estadísticas oficiales del 2019 donde esto se evidencia:

  • El 50,3% de la población cubana son mujeres (5 629 297), de ellas 936 018 de 65 años y más.
  • La población de mujeres en edad laboral es de 3 399 800.
  • Si se analiza la población económicamente activa 1 812 100 son mujeres, de ellas 1 790 300 ocupadas y 21 800 desocupadas para una tasa de desocupación de sólo 1.2%.
  • Ocupadas en la economía, en el sector estatal: 1 405 400 mujeres, mientras que en el sector no estatal: 384 900.
  • Actualmente, el 53,2% de los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular son mujeres, muestra del auge e incremento de la participación de las mujeres en la vida política y social del país, pues en el año 1993, sólo representaban el 22,8% de los diputados y diputadas.

Como se observa, Cuba ha tenido indiscutibles avances en el camino a la equidad de género en los últimos 60 años, no obstante, investigaciones recientes como la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Género (ENIG-2016) reflejan que continúan presentes retos en diversas esferas. 

Aún persisten amplias diferencias en la participación laboral de hombres y mujeres, y se discuten además temas relacionados con la violencia hacia la mujer, el embarazo en la adolescencia, la inequidad en la participación por igual en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, actividades consideradas de desempeño femenino. Estas son temáticas en las cuales la Federación de Mujeres Cubanas juega un papel primordial unido al equilibrio y cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

No menos importante es el rol de la mujer ante el proceso de envejecimiento poblacional que sufre el país, que entre otras causas se debe a los bajos niveles de fecundidad por un prolongado período de tiempo y el aumento de la población de 60 años y más (20,8% en el 2019) como resultado de la elevada esperanza de vida de la población tanto masculina como femenina.

Po otra parte, hoy más que nunca, Cuba necesita a la FMC para enfrentar la pandemia. Una vez más con creatividad, responsabilidad y empeño continuarán aportando soluciones ante la situación que vive el país en el enfrentamiento a la Covid-19, aparejado al recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos contra la Isla.

Con información de Cubadebate