Cargando...
AHORA  |
  • SERIE DOCUMENTAL Unos Minutos en la vida de... por Carlos Collazo    
  • CONOCE AQUÍ a la TV y Radio Cubana por dentro, por Paquita Armas Fonseca.
Perfil de TV y Radio

AQUÍ RADIO REBELDE, DESDE LA SIERRA MAESTRA

El Che no descansaba, todos los compañeros que iban al llano, él les solicitaba que llevaran los equipos necesarios  para montar una emisora radial. La quería en el medio de la Sierra Maestra para transmitir a toda Cuba y más allá del Mar Caribe. Por fin a principios de enero de 1958, mediante Ciro del […]

El Che no descansaba, todos los compañeros que iban al llano, él les solicitaba que llevaran los equipos necesarios  para montar una emisora radial. La quería en el medio de la Sierra Maestra para transmitir a toda Cuba y más allá del Mar Caribe.

Por fin a principios de enero de 1958, mediante Ciro del Río, miembro del Movimiento 26 de julio, se entrevista con Eduardo Fernández, técnico de radio y también del M-26.

Las ideas de Eduardo son impulsadas por el Che y pide al M-26 que consiga las piezas necesarias. El técnico entró en contacto con René Ramos Latour en Santiago de Cuba, pero era mejor y más rápido conseguir un equipo nuevo en La Habana.

La planta transmisora llegó a la Comandancia el 16 de febrero llevada por varios compañeros, y Eduardo, su jefe técnico, al frente de la operación.

La marca del transmisor era Collins, modelo 32-V-2, de mediana potencia, unos 120-130 watts y la planta eléctrica de la marca Onan, de un kilowatt de potencia. Sirvió para alimentar el transmisor, un tocadiscos y un bombillo.

Un día de gran simbolismo, el 24 de febrero, salió al aire Radio Rebelde desde la casa de Conrado, un campesino que ayudaba a los insurrectos. La casa estaba situada un poco más debajo de una elevación nombrada Alto de Conrado, por el nombre del propietario de la vivienda.

Luis Orlando Rodríguez fue el director de la emisora, mientras Orestes Valera y Ricardo Martínez eran los locutores primigenios. Luego se incorporaron Guillermo Pérez, Jorge Enrique Mendoza y Olga Guevara.

En agosto de 1958, perseguida por sus actividades revolucionarias, la Doctora en Filosofía y Letras, y en Pedagogía y actriz, Violeta Casals llegó a la Sierra Maestra.

Ricardo Martínez cuenta “Violeta era muy bonita, muy sensible y muy profunda en sus convicciones patrióticas. Al principio ella pensó trabajar de maestra en la Sierra, pero Fidel le dijo: No, tú vas para Radio Rebelde.”

Pero antes, claro, fue la primera transmisión de solo de 20 minutos. Y no identificó su arrancada con el histórico “…Aquí Radio Rebelde”.

Las notas del Himno Invasor, el parte de guerra del Combate de Pino del agua y un editorial del director relacionando la inauguración con el 24 de febrero. También se anuncia una conferencia titulada Sanidad en la Sierra Maestra, que impartiría el doctor Julio Martínez Páez, cirujano jefe del cuerpo médico del ejército rebelde:

«…Aquí Radio Rebelde, la voz de la Sierra Maestra, transmitiendo para toda Cuba en la banda de 20 metros diariamente a las 5 de la tarde y 9 de la noche, desde nuestro campamento rebelde en las lomas de Oriente. Director: Capitán Luis Orlando Rodríguez.» Fue su primer slogan de presentación.

El 15 de Abril, Fidel realizó la primera alocución:

“A la opinión de Cuba y a los pueblos libres de América Latina. “He marchado sin descanso días y noches desde la zona de operaciones de la Columna Nº. 1, bajo mi mando, para cumplir esta cita con la emisora rebelde.

Duro era para mí abandonar mis hombres en estos instantes, aunque fuese por breves días, pero hablarle al pueblo es también un deber y una necesidad que no podía dejar de cumplir.

“Odiosa como es la tiranía en todos sus aspectos, en ninguno resulta tan irritante y groseramente cínica como en el control absoluto que impone a todos de divulgación de noticias impresas, radiales y televisadas.

“La censura, por sí sola tan repugnante, se vuelve mucho más, cuando a través de ella no solo se intenta ocultar al pueblo la verdad de lo que ocurre sino que se pretende, con el uso parcial y exclusivo de todos los órganos normales de divulgación, hacerle creer al pueblo lo que convenga a la seguridad de sus verdugos […]

“¿Y a quién ha de creer el pueblo? ¿A los criminales que lo tiranizan, a los traidores que le arrebataron su Constitución y sus libertades, a los mismos que censuran la prensa y le impiden publicar con libertad la más insignificante noticia? ¡Torpes, si lo piensan, porque a un pueblo se le puede obligar a todo por la fuerza, menos a creer!.

“Cuando se escriba la historia real de esta lucha y se conforte cada hecho ocurrido con los partes oficiales del régimen, se comprenderá hasta que punto la tiranía es capaz de corromper y envilecer las Instituciones de la República, hasta qué punto la fuerza al servicio del mal es capaz de llegar a extremos de criminalidad y barbarie, hasta qué punto una soldadesca mercenaria y sin ideología puede ser engañada por sus propios jefes.

¿Qué les importa, después de todo a los déspotas y verdugos de los pueblos la desmentida de la historia? Lo que les preocupa es salir de paso y aplazar la caída inevitable.

“Yo no creo que el Estado Mayor mienta por vergüenza. El Estado Mayor miente por interés, miente para el pueblo y para el ejército; miente para evitar las desmoralización de sus filas; miente porque se niega a reconocer ante el mundo su incapacidad militar, su condición de jefes mercenarios, vendidos a la causa más deshonrosa que puede defenderse; miente porque no ha podido, a pesar de sus decenas de miles de soldados y los inmensos recursos materiales con que cuenta, derrotar a un puñado de hombres que se levantó para defender los derechos de su pueblo.

Los fusiles mercenarios de la tiranía se estrellaron contra los fusiles idealistas que no cobran sueldo. Ni la técnica militar, ni la academia, ni las armas más modernas sirvieron de nada.

Es que los militares, cuando no defienden a la Patria, sino que la atacan, cuando no defienden a su pueblo sino  que lo esclavizan, dejan de ser militares para ser malhechores, y dejan de merecer, ya no el sueldo que arrancar al sudor del pueblo, sino hasta el sol que los cobija en la tierra que están ensangrentados con deshonor y cobardía.

Y a esos militares que nunca han defendido a la Patria de un enemigo extraño, que nunca se han ganado una medalla en los campos de batalla, que deben sus grados a la traición, al nepotismo y al crimen, emiten partes de guerra anunciando 10, 20,30 y hasta 50 compatriotas muertos por sus armas homicidas, como si fuesen victorias de la Patria, cual si cada cubano asesinado, porque esas son las bajas que ellos anuncian, no tuviese hermanos, hijos, esposa o padres.

Solamente con los familiares de los compatriotas ultimados habría para librar una guerra victoriosa. Nosotros no hemos asesinado jamás a un prisionero enemigo.

Nosotros no hemos abandonado jamás a un adversario heridos en los campos de batalla; y eso es y será siempre para nosotros una honra y un timbre de gloria; nosotros sentimos con dolor cada adversario que cae, aunque nuestra guerra sea más justa para las guerras, porque es una guerra por la libertad.

“Las fuerzas revolucionarias del Movimiento 26 de Julio continuarán la ofensiva que iniciaron a varias semanas. Las comunicaciones se mantendrán interrumpidas por nuestras fuerzas en las carreteras y vías ferroviarias de la provincia de oriente.

Las milicias del Movimiento 26 de Julio deben hacer extensiva esta medida al resto del territorio nacional prohibiendo el tránsito civil e infiriendo bajas constantemente a los elementos militares que se verán obligados inevitablemente a transitar por ellas o abandonar la isla […]

El pueblo no debe transitar. Para que sea eficaz la orden de disparar, tiene que ser contra todo vehículo que transite de día o de noche, puesto que la dictadura usa el procedimiento de transportar militares vestidos de civiles y es imposible toda identificación previa […]

“Al pueblo de Cuba, la seguridad de que esta fortaleza no será jamás vencida, y nuestro juramento de que la Patria será libre o morirá hasta el último combatiente”.

El primero de Mayo de 1958 la planta se trasladó a La Plata porque ofrecía más seguridad y tenía mejor transmisión. Luego fue al llano, a un lugar llamado La Miel; pero terminada la Batalla de Guisa la llevan a Minas de Charco Redondo. Ya trasmitía 18 horas diarias. Y el 31 de Diciembre se traslada a Palma Soriano.

Para esa fecha el Ejército Rebelde tenía su Planta de Radio y 32 emisoras guerrilleras, que formaban la Cadena de la Libertad.

En la tesis de grado de Christian Estuardo, de Pinar del Río, sobre Radio Rebelde, se lee:

“Luis Buch, como miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, expresó: “En definitiva La Cadena de la Libertad quedó organizada de la siguiente manera: Radio Rebelde, como planta matriz, que se identificaba con la sigla 7RR transmitía lo programado entre las siete y las ocho de cada noche en la frecuencia convenida, que era grabado en cinta magnetofónica por la estación oficial del Movimiento 26 de Julio, Indio Azul. [16]

Terminadas las transmisiones y comprobado que lo copiado tenía las condiciones mínimas permisibles, la cinta se llevaba a Radio Continental, en cuyos equipos profesionales se eliminaban algunas interferencias, y se regresaba para ser lanzada al aire por la emisora a las 11 de la noche, hora de Venezuela, para la continuación de La Cadena de la Libertad iniciada en la Sierra Maestra.

Las antenas de esta emisora se orientaban hacia Cuba, quedando bajo su influencia Centro América, el Caribe y los Estados Unidos.

Al retransmitir Radio Caracol dirigía sus ondas por la costa del Atlántico hacia a América del Sur, e igualmente lo realizaba La Voz de los Andes por la costa del Pacífico, lográndose hacer llegar la programación de Radio Rebelde a todos los países de Sudamérica que bordean los océanos Atlántico y Pacífico, y llegó a ser una emisora de gran audiencia en el continente americano.

De esta manera todas las noches millares de latinoamericanos, a lo largo y ancho del continente, recibían informaciones veraces sobre el desarrollo de la Revolución.

La emisora Radio Rebelde mantenía además al Comandante en Jefe al día sobre el acontecer mundial. Javier Rodríguez, emigrado cubano que trabajaba como reportero en El Nacional de Caracas, entregaba a diario copias de los cables recibidos de las distintas agencias de noticias en la redacción del periódico.

Estos eran preseleccionados por Conchita Acosta y luego de haberse escogido los más importantes, en las primeras horas de la mañana eran leídos desde los micrófonos de Indio Azul y grabados en Radio Rebelde.

Cuando Fidel estaba cerca de la radioemisora oía directamente las noticias, si estaba en algún lugar distante y tenía comunicación telefónica las escuchaba por esa vía, y cuando se hallaba en un sitio que no reunía las condiciones señaladas anteriormente, las más importantes eran mecanografiadas y enviadas con un emisario.

En el corazón de las montañas cubanas Fidel estaba debidamente informado sobre el acontecer mundial, los pronunciamientos y comentarios que se hacían acerca de la Revolución.

A medida que la guerrilla fue ganando terreno y batallas, al mismo ritmo crecía la Radio Rebelde. Para el final de la guerra cada columna rebelde contaba con su propia planta de radio: treinta y dos emisoras guerrilleras que al encadenarse con Radio Rebelde, también formaban La Cadena de la Libertad”

Mientras que en una entrevista Salvador Wood, explica:

¿Cómo nace la Cadena de la Libertad?

“Eso ocurrió en 1958. La fecha exacta no la recuerdo, pero está en ese año porque yo estaba presente y ya era en esa fecha que yo estaba en Caracas cuando ocurre el enlace con lo que se llamó finalmente La Gran Cadena de la Libertad, que fue con Radio Caracol, de Colombia, fundamentalmente, y las emisoras de aquí de La Habana que retransmitían los boletines, o de ahí de Caracas donde estaba Radio Continente y también Radio Rumbos, que tenía un espacio que le daba lugar a los boletines con informaciones de la Sierra eso en su conjunto que yo recuerde se llamo La Gran Cadena de la Libertad.

¿Qué personas intervinieron para formar La Cadena de la Libertad?

“En Cuba, fundamentalmente, la dirección de Radio Rebelde, que estaba en la Comandancia de La Plata en la Sierra Maestra. Allá en Caracas había un señor de apellido Tamayo, ingeniero, que fue el que montó la planta Indio Azul, en un apartamento y en la azotea del edificio donde él vivía allá en Las Mercedes, porque había que condicionar una señal de modo qué ese señor que conocía de radio tiró la torre para que sirviera de señal a La Gran Cadena de la Libertad.

Por otra parte, la dirección del Movimiento que estaba en el exilio, en Caracas, tuvo participación directa en esa gestión de ampliación de las comunicaciones de la planta de Radio Rebelde en la Sierra.

Pienso que tuvo que haber participado, aunque no me consta, Luis Buch, un exiliado que era el que organizaba la clave, con la que se comunicaba con el Indio y la planta de la Sierra, clave que nada más conocía el Movimiento, ni siquiera nosotros mismos que la decíamos y la repetíamos y no sabíamos cual era el método.

Eso sí lo sabía Luis que lo creó. Después él publicó un libro sobre los códigos y las señales de Radio Rebelde”.

¿De qué forma contribuyó La Cadena de la Libertad al éxito revolucionario cubano?

“Creo que en mucho, pero mucho, porque si hay algo que es de vital importancia, para cualquier movimiento político, revolucionario, religioso, de la naturaleza quesea, es la comunicación social, es la amplitud de su comunicación social, por tanto La Gran Cadena de la Libertad vino a ser un contribuyente de ese propósito imprescindible para la extensión de la comunicación con la población”.

En el aniversario 15 de la emisora Fidel dijo “ Radio Rebelde se convirtió realmente en nuestro medio de divulgación masivo, con el cual nos comunicábamos con el pueblo y llegó a convertirse en una estación con alto rating… de manera que fue un centro de comunicación militar sumamente importante además de haber sido un instrumento de divulgación masiva que jugó un papel político de gran trascendencia durante toda la guerra…”

Radio Rebelde matriz del Noticiero nacional de Radio, ha sido (es) una emisora generalista, con propuestas deportivas, musicales, de ciencia pero con un  fuerte por ciento de información.

Tal vez por eso parió un programa emblemático en los años 80: Haciendo Radio. El 2 de julio de 1984 el director y locutor Jorge Ibarra Zabaleta, un uruguayo radicado en Cuba, inauguró  la revista radial que desde su primera emisión captó la atención de los oyentes.

Ismael Rensoli, dijo en una entrevista “En la década de los ochenta la radio estaba segmentada por programas, los cuales tenían 30 minutos y hasta una hora de duración.

Entre un espacio y otro había tres minutos de cambio, que eran usados para poner propaganda. Jorge Ibarra rompió totalmente esa estructura al instaurar algo tan novedoso como la revista radial. Desde entonces, la programación estaba abierta a cualquier acontecimiento o hecho noticioso”.

El propio Ibarra y Gladys Goizueta eran los locutores centrales, pero Josefina Jiménez (Yosi) y Roberto Canela, fueron también parte de aquel equipo que daba mucho de que hablar.

Fundador de la revista y actual Director general, Rensoli, me dijo “Después de haber trabajado durante tres años en el periódico Granma, en el cual fui corrector de plana y tuve la oportunidad de publicar algunos trabajos bajo la égida de Marta Rojas, trabajar en Radio Rebelde ha sido, hasta los días de hoy, algo de lo más trascendental que me ha ocurrido en mi vida profesional a juzgar por la entera libertad creativa y la confianza que esa institución me ha otorgado a lo largo de mi tiempo en el medio, en tanto Haciendo Radio en particular, ha sido la gran e insustituible escuela por la que pasé durante más de 15 años para ganar a cambio el poder descubrir el verdadero alcance de la radio y la fuerza que le ha permitido sobrevivir a la fortaleza de otros medios de difusión.

Mucho más allá de Haciendo Radio, la radio como antigua plataforma invisible para el discurso, ella ofrece la posibilidad de pintar la vida del color que realmente tiene, pero con los adornos creativos que solo el alcance del talento humano es capaz de inventar para adoctrinar y embellecer”.

Idania Martinez Grandales, la voz femenina de Haciendo Radio, afirma “Trabajar en Haciendo Radio es aprender día a día, es crecerse constantemente en el ejercicio de la palabra, del pensamiento y de la creación.

Es un programa de mucha repercusión que nos compromete ante millones de personas, millones de personas que ven reflejada su vida a través de la radio.

Un buen programa informativo no sólo actualiza a la audiencia de los hechos más significativos del país y del resto del mundo también deberá incidir en la conducta individual y colectiva y será capaz de convocar pensamientos y de llamar a la reflexión inteligente, de edificar un mundo mejor.

En ese empeño se trabaja día a día en Haciendo Radio y en esa batalla forjamos y a la vez, nos consolidamos como mejores profesionales y seres humanos todos.

En Haciendo Radio ya el locutor no podrá sentirse como simple locutor, ni el periodista como simple periodista porque la exigencia del espacio reclama más que un especialista puro, un profesional abarcador fundido en una multiplicidad de aristas propias de la Comunicación del siglo XXI. Es Haciendo Radio una Universidad de la Comunicación”

En el caso de Magdiel Perez confesó “RR fue mi oportunidad de crecer, de desarrollarme, de probarme a mí mismo, de soñar despierto al verme rodeado de grandes personalidades del medio a las que siempre escuchaba, seguía y prefería.

Trabajar cerca de Gladys Goizueta, César Arrredondo, Franco Carbón, Betsy Acosta, Yamile González… fue una aventura mágica en mi vida. Y Haciendo Radio es aún la cúspide de la que me cuesta desprenderme, en tanto no existe otro sitio en el que me sienta ahora mismo motivado, útil, vivo, como logro sentirme en HR”.

Durante muchos años Cesar Arredondo identificó la emisora alternándose con la voz femenina de Ana Margarita Gil.

Y este locutor emblemático afirma: “En la Radio Rebelde fusionada en 1984 se me asignó la identificación de esa emisora. Poco a poco me acercaron al trabajo informativo que no había sido mi fuerte hasta entonces. Me desempeñaba como narrador de novelas en Radio Liberación.

En la década del 90 trabajé en los espacios informativos Exclusivo de Rebelde un noticiero de una hora de 7:00 a 8:00 pm.

Cuando comenzó a transmitirse a la 1:00 pm el Noticiero Nacional de Radio en cadena con  todas las emisoras del país y en momentos en que no había señal televisiva al mediodía, fui el conductor de ese espacio hasta el 2011.”

Cesar agrega “RR es la emisora a la que entregué la parte más importante de mi vida profesional y política. El NNR fue importantísimo para mí.

Aunque han pasado los años desde que tuve que retirarme de los espacios en vivo por un infarto cerebral, todavía me piden con frecuencia que diga: «la verdad se dice así Noticiero Nacional de Radio», una frase del realizador Ismael Rensoli que se hizo muy popular.

Fue una etapa muy intensa pues en mi voz salían editoriales que exigían mucha entrega para trasladar hechos trascendentales del país que tenían por exclusividad ese horario escuchado simultáneamente en  todo el país.”

Y apunta “El compromiso era enorme en unas condiciones particularmente difíciles para toda la sociedad y yo era parte de esas circunstancias. Viajaba en los años 93 y 94 desde el final de San Agustín al Vedado en una bicicleta china.

Unos 17 kilómetros de ida y otros tantos de regreso. Muchos resfriados cogí en esa época porque con la espalda mojada del sudor entraba al aire acondicionado de la cabina para arrancar aquel motor al saludar con el tema de Frank Fernández con una energía que era indispensable para levantar los ánimos.

En toda esa etapa trabajé en las cadenas nacionales como las de visitantes ilustres, las visitas del Papa, el traslado de los restos del Che y otros importantes acontecimientos.”

Hoy Radio Rebelde, radicada en el Edificio del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) sito en calle 23 No. 258 e/ L y M, Vedado. Apartado postal 6277 código postal 10600 Habana 6. Ciudad de la Habana, Cuba, transmite las 24 horas al día.

Cuenta con una potencia instalada de 891 Kilowats, con 44 transmisores para una cobertura del 98 por ciento de todo el país. Posee además en Onda Corta en la banda tropical de 60 metros en los 5025 Mhz y 4 de FM con 5316 KWs con frecuencias de 96.7 Mhz, 92.1 Mhz, 92.7 Mhz, y 102.9 Mhz.

Esa no es la historia total de esa emisora. Sólo una parte. Para mí revisar tanta bibliografía, me ha llevado a la niña que sin cumplir nueve años, se colaba en un cuarto de la casa, en la Finca El tanque, en las afueras de Holguín, cuando mi papa y mi hermano se encerraban a escuchar radio.

Yo sólo escuchaba Aquí Radio Rebelde…. en una bella voz femenina. Alguna noche cuando uno que otro barbudo llegó hasta casa, y yo me acercaba a ver las barbas, le dije que Papi y Orla escuchaban una radio que los nombraba a ellos.

Mi interlocutor se rió, me regaló un caramelo que ahora no me explico de donde lo sacó. Entonces RR se sintetiza en mi mente como el recuerdo de una voz, las barbas negras de un visitante y un caramelo, que siguen siendo para mí los ingredientes paradigmáticos de esa emisora.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *