Cargando...
Cuba

Bolivia Tamara: «Todos juntos haremos el país que necesitamos»

«Su nombre se inspira en la epopeya guevareana que marcó la generación de sus progenitores. La llamaron Bolivia Tamara, por la mujer que transgredió su tiempo y por el lugar donde en América se perpetuó un mito: El Che». Así la presentó a sus lectores la colega Lourdes Rey… Bolivia o Bola, como la llaman […]

«Su nombre se inspira en la epopeya guevareana que marcó la generación de sus progenitores. La llamaron Bolivia Tamara, por la mujer que transgredió su tiempo y por el lugar donde en América se perpetuó un mito: El Che».

Así la presentó a sus lectores la colega Lourdes Rey… Bolivia o Bola, como la llaman quienes la quieren, nos recuerda que «no es amor de uno solo, sino alma de todo lo que urge sanar, amor de abajo que el devenir trajo para hacerlo empinar.»

Dirije la UPEC (Unión de Periodistas de Cuba) en Villa Clara desde noviembre de 2018 y lo combina con el trabajo como corresponsal de Radio Progreso en la provincia.

Dice que, en las sesiones del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), sus compañeros la bautizaron: «Chuncha, la campista».

Y lo rememora con orgullo, porque la Chuncha que quiere seguir siendo es cederista, abuela cibernauta, periodista apasionada y comunista «por transferencia genética».

Esta entrevista fue el pretexto para conocerla. Bola superó al dibujo animado y honra, trabajando, el nombre que le pusieron.

¿Qué significa Villa Clara para ti?

-Villa Clara es la tierra que me acogió a los 5 años de edad y me atrapó para siempre.

¿Cómo conjugas el ser presidenta de la UPEC en la provincia, con el resto de tus responsabilidades y quehaceres?

-Llegué al periodismo desde la Unión de Jóvenes Comunistas. Trabajé en el Departamento Ideológico de Santa Clara y luego en el Comité Provincial de Villa Clara, atendiendo los medios de comunicación.

Me enamoré tanto de la labor informativa en la 📻 que allí tiré el ancla en puerto seguro.

Primero, en la emisora Provincial CMHW y, luego, en Radio Progreso desde 1996 hasta la actualidad. A la UPEC villaclareña, llegué por elección del gremio el 13 de noviembre del 2018.

Agradezco a mis colegas la oportunidad, todos juntos, de continuar la obra y al día siguiente contemplar el amanecer.

Para hacer la obra de multiplicarme en 10 Bolivitas, tengo la felicidad de tener la mejor suegra del mundo. Abuela Juana es mi luz, sin ella sería imposible el milagro del día.

¿Por qué ha elegido al PCC como trinchera?

-El Partido siempre fue mi trinchera de combate permanente.

Milito en la organización desde el 28 de octubre del 1996 y tuve el honor de recibir el carné de manos del compañero Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez en sus funciones como máximo líder político en Villa Clara.

Mantengo la militancia desde hace 25 años hasta la fecha. La frase la expresó un colega amigo que quiero mucho: «La Bola es cuadro».

¿Qué temas, como periodista y cubana, llevó al Congreso del PCC?

-Al Congreso llevé el tema que, por dignidad, debía defender: la labor de la prensa cubana en la era de las nuevas tecnologías. Y salimos con la mochila cargada.

En ambos discursos, Raúl y Díaz-Canel mencionaron varias veces el tema de la comunicación y la informatización de la sociedad. Diría que, no por gusto, acudimos al llamado al combate en las redes sociales.

El Partido confía en la prensa cubana desde hace 63 años y nos toca multiplicarnos en la generación de contenidos propios y hablar con «bomba».

¿Qué significa ser hoy militante del Partido?

-Ser militante del partido es no dejar morir la patria que nos legó Fidel al despedirse en el 7mo. Congreso.

Ser militante es buscarme problemas en mi barrio y ayudar a solucionarlos. También es que mi familia crezca y se integre al colectivo de vecinos.

Hoy ser militante comunista es que hablemos el mismo idioma político en el trabajo, en la casa y en el barrio donde vivo.

El orgullo de pertenecer a una familia comunista nació en mi cuna, con mis padres y abuelos.

Me corresponde ahora que soy abuela joven, con 51 años, lograr que mis hijos Ernesto y Alejandro y mis nietas Claudia Tamara y Vilma Isabel caminen por el sendero que transité en mi infancia y juventud.

En la mano siempre sostuve la brújula de mis padres, geógrafos de profesión. Tuve la oportunidad como reportera de cumplir misión en Guinea Ecuatorial, Malí, Ghana y Gambia.

Aprendes a amar a Cuba cuando un día te despiertas lejos de casa, mar afuera, y no puedes soportar ver morir un niño por falta de medicinas, o un anciano sin atención geriátrica por no tener dinero.

Nacer, vivir en Cuba, es lo más hermoso que me haya podido suceder.

Amo a mis hijos, a mis nietas, el color naranja de mi equipo de pelota con el Sandino incluido. Adoro el trabajo de los CDR y tomarme un café con leche y canela en la Casa de la Prensa.

Una profesora del preuniversitario me llamó una vez Francisca, por el personaje de Onelio Jorge.

¿Qué no debe faltar a esa Cuba que hoy construimos?

-En la Cuba que hoy construimos no deben faltar:

  • Tu trabajo diario
  • Mi entrega total
  • Nuestras alegrías y humor cubano, la risa feliz de mis nietas
  • El café o la sambumbia, depende de la cuota del mes
  • El Meme de Paquito de Cuba al amanecer
  • La frase de Misifú al vender sus cajas para llevar el cake, como trabajador no estatal en la puerta de la Upec de Villa Clara
  • La sal de la comida de mi suegra Juana, que salva con creces
  • El señor -que aun no me sé su nombre- pero deja muy limpia la calle cuando salgo a trabajar
  • En la Cuba que hoy construimos no debemos faltar ni usted, ni yo tampoco

Todos juntos haremos el país que necesitamos sin que nadie meta la nariz desde afuera. Y a los de adentro que no les guste el olor a #Cuba #Soberana #Socialista que hagan el favor de colocarse tres o cuatros nasobucos.

Es la única manera que no transpirarán el aroma de todo un país en Revolución.

Postdata: la respuesta a aquella vecina que me preguntó si se haría el 8vo Congreso en medio de la Covid-19?

La respuesta es:
Lo hicimos, lo hicimos, lo hicimos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *