Cargando...
AHORA  |
  • Reconocidos caricaturistas y artistas de la plástica cubanos comparecen este lunes en la Mesa Redonda para hablar sobre esta manifestación del arte y el periodismo en nuestro país, en ocasión de  la vigésimo segunda Bienal Internacional de Humorismo Gráfico que se desarrolla hasta el miércoles en los espacios físicos y digitales. En vivo
ICRT

Cubavisión: APUNTES PARA UNA HISTORIA QUE SE ESCRIBE CADA MINUTO

El 3 de marzo de 1946 se colocó la primera piedra de un importante edificio de El Vedado. Fue el primero en Cuba en tener aire acondicionado centralizado, con una planta de 280 toneladas. El inmueble (costó unos tres millones de dólares), entonces era un coloso arquitectónico y fue concebido como un complejo de cine, […]

El 3 de marzo de 1946 se colocó la primera piedra de un importante edificio de El Vedado. Fue el primero en Cuba en tener aire acondicionado centralizado, con una planta de 280 toneladas.

El inmueble (costó unos tres millones de dólares), entonces era un coloso arquitectónico y fue concebido como un complejo de cine, radio y televisión.

Tendría también una galería de tiendas y un teatro, e imitaba hasta cierto punto a Radio City de Nueva York. Se trataba del imponente Radio Centro, el sueño erigido de Goar Mestre y apoyado por sus hermanos.

El santiaguero, nacido en 1912, estudió en la Universidad  de Yale, comenzó a realizar publicidad y terminó teniendo un monopolio de radio, televisión, las famosas señales CMQ, que contaron con el apoyo de firmas norteamericanas como la RCA-Victor y Warner Brothers, además de otros potentados cubanos.

El emporio Mestre

El edificio Radiocentro, 23 entre L y M, Vedado, se inauguró el 12 de marzo de 1948. A partir de ese día, las transmisiones radiales del Circuito CMQ se hicieron desde allí.

Pero la carrera por ser el primero en montar la televisión en Cuba la ganó un subalterno de Mestre, Gaspar Pumarejo, que fuera jefe de programación, y logró junto a un grupo de socios sacar la primera señal de televisión en Cuba, el 24 de octubre de 1950.

Fue la tercera televisora de América Latina después de México (31 de agosto de ese mismo año) y Brasil (18 de septiembre) un mes antes que la cubana.

Por esos meses, Mestre estaba enfrascado en la construcción de un edificio de 3 mil 200 metros cuadrados, al lado de Radiocentro.

Camarógrafos y auxiliares de estudio del espacio televisivo Cabaret Regalías. 1951

Allí se albergarían estudios, almacenes, camerinos, talleres y otras instalaciones y departamentos de su emisora de televisión, que tendría una torre de 116 metros sobre el nivel del mar que llevaría la señal televisiva a una distancia cercana a los 70 kms, cubriendo La Habana y sus alrededores a partir de diciembre de 1950.

El 15 de diciembre de 1950, desde las 8 de la noche, CMQ TV realizó emisiones de prueba, y algunas llamadas indicaron que la señal llegaba a diferentes barrios.

Un día después, realiza una prueba en circuito cerrado con la señal “de un juego de béisbol desde el Estadio del Cerro hasta Radiocentro”. Todo fue tan bien que Mestre mandó a sacar el programa al aire.

Entonces, es el 18 diciembre cuando oficialmente nace CMQ Televisión, Canal 6.

Los hermanos Mestre. De izquierda a derecha: Goar, Abel y Luis Augusto

Su máximo impulsor es el primero que sale en cámara. En esas palabras al público dijo:

«Todo el personal que se requiere para la producción de un programa de televisión es aquí en Cuba totalmente inexperto, empezando por el propio dirigente de la empresa que está teniendo el gusto de hablarles.

Tenemos una idea de cómo hacer las cosas, pero aún no las hemos hecho y solo lograremos dominar la técnica de producción mediante mucho trabajo y tiempo. El trabajo lo venimos haciendo desde hace ya varias semanas, pero el tiempo todavía tiene que transcurrir.

Yo calculo que necesitaremos de tres a seis meses para desarrollar nuestro propio sistema, uno que se ajuste a nuestras posibilidades e idiosincrasia, tal como lo hemos logrado, con éxito, en la radiodifusión».

Dando propaganda

Terminadas las palabras de Mestre, se televisó el primer programa de media hora de duración Tensión en el Canal 6, con un guión de Marcos Behemaras, titulado en ese caso La muerte de Charles Martin, y que fue protagonizado por Ana Sáenz, Alejandro Lugo y Ángel Espasande y dirigido por Jorge Ignacio Vaillant en la parte técnica y Ricardo Florit en el trabajo con los actores.

Ese programa se volvió a realizar el 11 de marzo de 1951, para formar parte de la programación con la que CMQ TV inauguró oficialmente su nuevo edificio, adjunto a Radiocentro, destinado a la televisión y en el que sigue hoy el Canal 6, pero como Cubavisión.

Ángel Espasande actúa en Tensión en el Canal 6

Otros espacios serían Propuesta musical con la orquesta Havana Cuban Boys de Armando Oréfiche, que será el antecedente directo del Cabaret Regalías; La familia Pilón, con dirección de Jesús Alvariño; el show de variedades titulado Video Revista Bacardí, con participación del público; Ritmo antillano, con la locución de Manolo Ortega; Cascabeles Candado.

El 29 de diciembre de ese año, el canal presenta a Josephine Baker, quien ha estado actuando en CMQ Radio y en teatros habaneros. La Baker fue la primera gran figura internacional en aparecer en la televisión cubana.

Pototo y Filomeno

CMQ tiene varios espacios informativos desde su inicio: Panoramas mundiales y Ante la prensa con Jorge Mañach como moderador, son dos ejemplos.

Especial atención merece que las telenovelas en Cuba comenzaron en 1952. Ese año el consorcio de CMQ decidió llevar a la TV, un descomunal hecho radial: El derecho de nacer de Felix B Caignet.

Realizaron una adaptación de aquel guión radial, que fue transmitido por CMQ y literalmente paró a este país en el horario de emisión.

Ese hecho es lo que marca el inicio de las telenovelas en América Latina. Cuba es pionera en el género, por encima de Brasil, México y Venezuela.

Maquillando a Enrique Santiesteban

En 1957 se estrenó Detrás de la fachada que duró hasta 1987. Creado por Marcos Behemaras, fue dirigido por Antonio Caiñas Sierra, y luego tuvo otros hacedores hasta Carballido Rey.

Cepero Brito fue su conductor siempre, pero Consuelo Vidal, la tercera de sus contrafiguras, logró elevar los niveles de gusto y audiencia.

En 1958 CMQ Televisión era un monopolio: una cadena nacional de siete estaciones de alta potencia, que encabezaba el Canal 6 de La Habana, propiedad de los hermanos Goar, Abel y Luis Augusto Mestre.

Ellos poseían el 60 por ciento de las acciones de CMBF-TV, una segunda cadena nacional, y de Microondas Nacionales S.A., que operaba 18 enlaces de microondas entre La Habana y Santiago de Cuba.

También poseían la emisora local habanera CMBA-TV Canal 7, que en forma experimental pretendía ofrecer una programación educativa.

Vicente Revuelta y sus títeres

Indudablemente, los Mestre pusieron un sólido cimiento a la televisión actual, especialmente a Cubavisión. Pero la fuerza telúrica que removió Cuba en 1959 fue demasiado para Goar.

Al poco tiempo emigró a Argentina allí fundó el Canal 13. Antes de morir le pidió a sus familiares que esparcieran sus cenizas en la bahía de Santiago de Cuba.

EL GRAN CAMBIO

Se conservan las imágenes de aquellos primeros días del Enero glorioso, la entrada de Fidel a La Habana y casi son leyenda sus largos discursos, porque nuestro Comandante usó como ningún otro, la televisión en función informativa, movilizadora y educativa. (*)

Caravana de la Libertad a su llegada a La Habana

Pero la televisión seguía su curso. Esta es la cartelera del sábado 13 de febrero de 1959:

“CMQ TV: 12:00 El Show del Mediodía, con la animación de Germán Pinelli y un sketch creado por Enrique Arredondo e interpretado por él con Manolo Alván y Regla Vera. /// 18:55 Los ricachos, con Leopoldo Fernández y Aníbal de Mar en un libreto de Joaquín M. Condall ///

20:00 Rosita Fornés, Enrique Santisteban y Guillermo Álvarez Guedes en El arte de ser feliz, creación de Armando Couto con dirección de Sergio Doré /// 20:30 La novela presenta La ambición de una madre, de José A. Caíñas, protagonizada por Hada Béjar y Pedro Álvarez /// 21:00 Control remoto desde el Paseo del Prado: primer paseo del carnaval habanero 1959, narración de Pinelli.”

El 12 de septiembre de 1960, unos 800 empleados de los Mestre en una asamblea en el Teatro Martí apoyaron la Resolución Nº 20.042 del Ministerio del Trabajo que dispone la intervención del Circuito CMQ y Radio.

Obreros, artistas, locutores, autores y periodistas de CMQ brindan su apoyo a la intervención, allí habla Violeta Casal, secretaria general de la Asociación Cubana de Artistas Teatrales, voz de Radio Rebelde.

Violeta Casal

Tres meses después, el 15 de diciembre, un sabotaje provocó un incendio en los pisos 4 y 5 de Radiocentro, que destruyó “el control maestro de televisión, la cabecera de microondas nacionales y otros equipos de importancia”.

El hecho costó más de un millón de dólares y el atentado fue con fósforo blanco. Los trabajadores de CMQ acordaron donar “el plus de Navidad y una semana de sueldo” para sufragar las reparaciones.

Incluso, como no podían transmitir desde 23 y M, lo hicieron montado la planta en los estudios del Focsa.

Círculo de la Alegría, Viernes de Gala, (transmitió en directo con artistas cubanos en la ópera La Bohème, con música de Giacomo Puccini); Palante y Palante, un contenedor cómico con diversas secciones cuyo guión está a cargo de los humoristas del semanario Palante, entre ellos Juan Ángel Cardi, Pitín y Arístide.

Cachucha y Ramón

Casos y cosas de casa, Horizontes; Cachucha y Ramón, con libretos de Alberto Luberta y dirección de Alberto Illas.

En 1963, Sergio Martínez y Mirta Muñiz dirigen El pionero cubano por el Canal 6, un programa dirigido a los niños donde aparece un títere llamado Amigo, creación de Celia Torriente, que sería después Amigo y sus amiguitos. Son programas de la primera mitad de los años 60 del siglo XX.

En esa década se trasmitieron también de Manolo Rifat, Música y estrellas; en Aventuras, El Zorro, con Julito Martínez, René Socarrás y Luis Rielo (los Malpica), Wilfredo Fernández y Rogelio Leyva.

En 1964, Teatro ICR televisa la obra La cornada, del dramaturgo español Alfonso Sastre, quien, de visita en La Habana, compartió con los actores en uno de los ensayos.

Tía Tata cuenta cuentos

Tía Tata cuenta cuentos; Desfile de la alegría, protagonizado por Rosita Fornés y dirigido por Joaquín M. Condall; Roberto Garriga dirige MacBird de la autora norteamericana Barbaa Garson.

En vivo, variedades del mediodía, de lunes a sábado, con la animación de Germán Pinelli y la dirección de Pedraza Ginori; Móvil 8, auspiciado por el MININT; Buenas tardes, creado y dirigido por Manolo Rifat y Sector 40, a cargo de Chucho Cabrera.

En la década del 70 se ven programas como Juntos a las 9 / A la hora del cañonazo, creado y dirigido por Pedraza Ginori, con la animación de Héctor Fraga.

En 1977 comienza La programación de verano; La peña del león, escrita por Maité Vera y dirigida por Raúl Pérez, con María de los Ángeles Santana y Reinaldo Miravalles; Doña Bárbara, protagonizada por Raquel Revuelta, adaptación y dirección de Roberto Garriga.

Para bailar

Se libra la convocatoria del I Concurso de Música Cubana Adolfo Guzmán ICRT; De 1978 a 1983 sale Para bailar, creado y dirigido por Eduardo Cáceres Manso que tuvo el aplauso del público y la crítica, porque teniendo como protagonista al baile popularizó ritmos cubanos olvidados por los jóvenes que eran los competidores de cada sábado.

Se seleccionó muy bien a los conductores, inexpertos pero con un desenfado natural.

Sale el 26 de Marzo de 1979, En silencio ha tenido que ser con guión de Nilda Rodríguez y Abelardo Vidal y dirección de Chucho Cabrera, uno de los dramatizados más populares en Cuba.

En los 80 finaliza la competencia anual del popular programa Todo el mundo canta, se realizaron y televisaron en el teatro Karl Marx los espectáculos del Concurso Guzmán 80; la aventura El mambisito dirigida por Erick Kaupp; Si no fuera por mamá, escrita por Enrique Núñez Rodríguez y dirigida por Cuqui Ponce; La gran rebelión, de Jorge Fuente.

Malú Mulher, de la Rede Globo

Con éxito se transmite Malú Mulher, de la Rede Globo, protagonizada por Regina Duarte y creada por Daniel Filho, una serie que provocó aplausos de público y crítica; Joven Joven, musical juvenil de los domingos al mediodía de Pedraza Ginori.

El 26 de diciembre de 1983 ocurre la última transmisión del programa San Nicolás del Peladero, con dos décadas en el aire. En 1963 salió el primer capítulo con el título de Ritmos de Cuba, guión de Carballido Rey y dirección de Joaquín M. Condall.

A mediados de los 80 se transmitió Teresa Raquin, serie basada en la novela de Emilio Zola, con Susana Pérez y Coralita Veloz en el elenco; El hombre que vino con la lluvia fue un suceso protagonizado por Luis Alberto Ramírez y Mirta Ibarra.

Aún se recuerda Sol de batey, de Dora Alonso, con adaptación y dirección de Roberto Garriga. En el elenco Susana Pérez, Verónica Lynn, Aurora Pita, Ramoncito Veloz y Armando Tomey.

Sol de batey. 1985

El 4 de noviembre de 1989, el Canal 6 se convierte en Cubavisión. Actualmente tiene una cobertura que alcanza a más del 98 por ciento del territorio nacional.

Se perfila como cultural y de entretenimiento, con un peso fuerte en la programación dramatizada. Este canal transmitió desde el 7 de julio al 31 de agosto de 2007 las 24 horas a manera de prueba, en la actualidad lo hace permanentemente con una variada programación.

En abril del 2013 pasa a hacer Unidad Presupuestada (UP) – Canal Cubavisión con el slogan de El Canal de la familia Cubana y en el 2017 se comienza a llamar El Canal de Todos.

Diez años después que pasara a ser Cubavisión, el 16 de diciembre de 1999, en el contexto de la Batalla de Ideas, a instancias de Fidel, nació La Mesa Redonda, un programa informativo por el que han pasado personalidades cubanas y extranjeras, para hablar de un tema actual.

La Mesa Redonda

Aquel primer encuentro se nombró ¿En qué tiempo se puede cambiar la mente de un niño?, contó con la asistencia de varios sicólogos que dialogaron acerca de lo que estaba sucediendo con Elián Gonzalez, un niño que fue secuestrado en Miami.

El paso de ciclones u otros asuntos de interés nacional tenían a Fidel como participante o acompañante del intercambio. Ese espacio ha servido en el último año para dar a conocer, en boca de sus protagonistas, lo hecho por los héroes de la ciencia, el avance de la batalla contra el bicharraco, conocido como SARS-CoV-2.

En 1996, Amaury Pérez Vidal realizó el programa Muy personal. Catorce años después, en los estudios del ICAIC, grabó la primera temporada (la mejor de las tres) de Con dos que se quieran.

Son entrevistas en las que los invitados desnudaban su alma ante el inquisidor que tenían en frente, un hombre carismático que se preparaba para cada tú a tú.

Muy personal

Por ahí pasaron, entre otras personalidades, Alfredo Guevara, Eusebio Leal, Natalia Bolívar, Carlos Acosta, Rosita Fornés y Silvio Rodríguez.

A modo de recordatorio, aquí están algunos de los programas transmitidos por Cubavisión, que no he reseñado antes:

-Policíacos:

Julito el pescador (1980), Para empezar a vivir (1980), Brigada Especial (1993), La Frontera del Deber (1986), Tras la Huella (2004 – actualidad), U.N.O: Unidad Nacional Operativa (2016-2017), y Día y Noche: Su propia guerra (1991).

-Telenovelas:

Al compás del son, Añorado encuentro, El viejo espigón, Aquí estamos, Bajo el mismo sol, Cuando el agua regresa a la tierra, De tu sueño a mi sueño, Destino Prohibido, Diana, Doble juego, Doña Bárbara, El año que viene, El alma encantada, El balcón de los helechos.

El rojo y el negro, Entre mamparas, Historia de tres hermanas, Historias de fuego, Hoy es siempre todavía, La cara oculta de la luna, La joven de la flecha de oro, La otra cara, La séptima familia, Las honradas, Magdalena.

Más allá del límite, ¡Oh, La Habana!, Oro verde, Pasión y prejuicio, Polvo en el viento, Rosas a crédito, Tierras de fuego, Retablo personal, Salir de noche, Sin perder la ternura, Tierra brava, El rostro de los días y Entrega.

-Aventuras:

Guillermo Tell, Los vikingos, Ulises, Rebelión, Orden de ataque, Los Pequeños Campeones, Memorias de un abuelo, Los pequeños fugitivos, Blanco y negro, no, Shiralad: el regreso de los dioses, La cueva de los misterios, Hermanos, La leyenda del rayo, Los papaloteros.

Los campeones, Mucho ruido, Enigma de un verano, Coco Verde, Los comandos del silencio, El Capitán Tormenta, El Halcón, El conde de Montecristo y La sombrilla Amarilla.

-Series:

La gran rebelión, La botija, Finlay, Salida 19, Algo más que soñar, Conciencia, LCB: La otra guerra, Duaba. La Odisea del Honor y De amores y esperanzas.

-Programas musicales:

Club Chirikin, A bailar con Colgate, Jueves de Partagás, Álbum de Cuba, Ballet Visión, Guateque Palmas y Cañas, Los domingos no están contados, Música y estrellas, Buenas tardes, Saludos, amigos, Noche de sábado, Mi salsa, Joven Joven, Lucas, Cuerda viva, Sonando en Cuba, Bailando en Cuba, De la gran escena, 23 y M, Sin límite y Bravo.

-Humorísticos:

Sabadazo (se recuerda aún el transmitido el 31 de diciembre de 1994), Deja que yo te cuente, Punto G, Vivir del cuento, Conflicto, ¿Jura decir la verdad?,  Casos y cosas de Casa, ¿Y tú de qué te ríes?, Cerquitica del Vedado, Pateando la lata y A otro con ese cuento.

-Directores:

Xiomara Blanco, Armando Toledo, Rudy Mora, Roberto Ferguson, Charlie Medina, Mariela López, Danilo Lejardi, Consuelo Alba, Eduardo Macías, Eduardo Moya, Ernesto Fiallo, Ernesto Osorio,  Magda González Grau, Hugo Reyes, Jorge Luis Alonso Padilla, Jorge Veranes, Juan Vilar, Miguel Abreu, Miguel Sosa, Mirta González, Noemí Cartaya, Pablo Javier López, Rafael Cheíto González, Rolando Chiong, Legna Perez Cruzata, Alberto Luberta Martínez, Virgen Tabares, Loly Buján, Amaury  Pérez García, José Ramón Artigas, Roly Peña, Belkis Vega,  Lolina Cuadras,  Ernesto Piñero Padrino,  Julio  Fuentes,  Ignacio, Nashi, Hernández, Gloria Torres,  Roberto Ferguson,  Manolo Rifat, Víctor Torres, Orlando Cruzata, Manolito Ortega y Ana María Rabasa.

Y si Usted, lector, tiene algún dato que aportar, aquí puede hacerlo.


(*) De la entrevista UNA PROFESIÓN DE FE PARA MIRTA MUÑIZ, que aparece en mi libro Protagonistas de amores contrariados I.

Mirta Muñiz

Aquí está el testimonio de esta fundadora de la televisión, sobre los pasos que se siguieron con el triunfo de la Revolución:

-Demos un salto en el tiempo ¿cuál fue tu participación en el 59 en el proceso de nacionalización?

-Esta historia es un poquito larga. El sistema CMQ se interviene el 12 de septiembre de 1960, pero antes, el mismo 1º de enero de 1959 un grupo de compañeros, entre los que yo estaba, tomamos revolucionariamente la CMQ para apoyar la victoria.

Fue transmitido el discurso de Fidel desde el Parque Céspedes de Santiago de Cuba; hubo una cadena de las emisoras y sale al aire desde Palma Soriano el llamado a la huelga revolucionaria.

El maratón radial y televisivo estuvo 24 horas en el aire. Cuando el Che llega a la Cabaña el día 3 le llamé por teléfono y le informé que tenemos los medios en nuestras manos.

Circuito CMQ

Él pregunta si contábamos con planta para comunicarnos con Fidel y al responderle afirmativamente viene a CMQ, pero Fidel ya está en movimiento por la carretera y es imposible contactarlo. Orienta mantener las emisoras en el aire las 24 horas.

El 8 de enero se transmite la llegada de la Caravana de la Libertad a La Habana y el discurso de Fidel desde el Campamento de Columbia, hoy Ciudad Libertad.

No tengo la fecha exacta en que el Che nos ordena devolver los medios a sus dueños. En el caso de CMQ ya Goar Mestre no estaba en Cuba y todas las coordinaciones se hicieron con su hermano Abel.

Para llegar a la intervención de la radio y la televisión hay un proceso previo durante todo el año 1959 y los dos  primeros cuatrimestres de 1960. Y comenzó el proceso de transformación.

Entre los primeros programas que se decidieron hacer están la Universidad Popular, inaugurada por el Che y uno de  panel en busca de la unidad de las organizaciones revolucionarias.

Comparecían Alarcón, por el 26 de Julio; Mas Martín por el Partido Socialista Popular y no recuerdo quién por el Directorio. Se transforman no solo los programas, sino también los mensajes.

El 19 de Agosto fui nombrada interventora para la Publicitaria Siboney, filial de Laboratorios Gravi, S. A; invertía el 11.84% de sus ingresos en comerciales y programación de radio y televisión.

No hay que olvidar que era la publicidad la que financiaba los medios y comienza la revisión de los programas con la ayuda de Carballido Rey. En 1960, en algún momento, se crea Intercomunicaciones, una agencia de publicidad del gobierno.

No tengo fecha exacta y empiezan a realizarse acciones gubernamentales en los medios. En Mayo se crea Radio Habana Cuba para transmitir hacia el exterior y en respuesta a la Operación Peter Pan. Al frente fue nombrado Marcos Behmaras.

Marcos Behmaras

El 2 de julio Estados Unidos decreta el bloqueo contra Cuba, las agresiones se hacen cada vez más fuertes y avanza un proceso de nacionalizaciones para impedir las acciones que pretenden paralizar el país.

El 12 de septiembre corresponde a CMQ y Radio Reloj que hacían resistencia a las comunicaciones de la Revolución. El interventor fue Gregorio Ortega y yo fui nombrada en los departamentos de ventas, mientras mantenía la dirección de las agencias intervenidas.

Al mismo tiempo se interviene la agencia de publicidad Mestre y Conill, igualmente propiedad de los Mestre, que se une a las agencias ya nacionalizadas, fui nombrada interventora.

De septiembre a diciembre se produce un fuerte movimiento en defensa de las comunicaciones de la revolución, etapa de largas y frecuentes intervenciones de Fidel que solo permiten proceder a limpiar las comunicaciones contra la Revolución, sin que sea posible trazar estrategias comunicativas permanentes.

Hubo otras intervenciones que influyeron sobre la radio y la televisión, por ejemplo la nacionalización de las empresas norteamericanas, que eran 383 grandes empresas económicas.

Incluían los Departamentos de Publicidad de Crusellas y Cía., Sabatés, S. A., controladores de la gran mayoría de los espacios de la radio y la televisión, principalmente en CMQ.

Al clausurar el I Congreso Latinoamericano de Juventudes, en el Estadio del Cerro, Fidel anuncia la nacionalizaciòn de empresas estadounidenses radicadas en Cuba

Todas las agencias  fueron intervenidas por mí y situé al frente del área de radio y televisión a José Manuel Caballido Rey.

Algunas de las más importantes son: Guastella S.A.; McCann – Erickson de Cuba, la primera en el orden de su facturación, con amplia influencia en la radio y la televisión.

Mestre, Conill y Compañía, propiedad de los hermanos Mestre del Circuito CMQ; la OTPLA de Raúl Gutiérrez, que tenía la cuenta de Bacardí; Publicidad Alvarez Pérez; Publicidad Borbolla, especializada en la publicidad  de cine, etc.

Los días 17 y 18 diciembre de 1975, durante la celebración del Primer Congreso del Partido, Fidel expresó:

“Cuando fue necesario, no vacilamos en nacionalizar los medios de divulgación masiva, arrebatándoselos a la reacción y al imperialismo, para ponerlos al servicio del pueblo y su heroica causa”.

Campaña de Alfabetización

-¿Como nacieron los cambios que sufrió el poderoso medio?

-Con la dedicación del año 1961 a la campaña de alfabetización y cuando las agresiones toman un punto álgido, recuerdo que el 3 de enero de ese año los Estados Unidos rompen relaciones con Cuba.

Dentro del Departamento de Industrialización del INRA, que dirigía el Che, el 12 de enero se crea la Oficina de Publicaciones para mejorar la dirección de muchos medios y agencias nacionalizadas. Yo fui nombrada en el cargo.

A través del Departamento se habían producido casi todas las intervenciones de las agencias de publicidad y era desde donde se dirigían los programas radiales y televisivos.

Además de Carballido Rey compañeros como Amaury Pérez, Marcos Behmaras, Santiago Álvarez, José Varela, Celsy Ariosa, René Ortega y otros muchos aportaron grandemente a las transformaciones.

Posteriormente, la Oficina de Publicaciones toma el rango de Sección. Le llamaban Consolidado de la Publicidad, pero nunca llegó a constituirse como tal.

Las transformaciones sociales incorporan al consumo a las grandes capas de pueblo, al elevarse su capacidad adquisitiva y se anuncia ya el bloqueo norteamericano.

Prácticamente desaparece la oferta y queda espacio sólo para la demanda. Ello condujo a una especie de espejismo, a la idea de que la publicidad es un instrumento del capitalismo y no es necesaria en el proceso socialista. El país se enfrentaba a una etapa de lucha por la supervivencia.

Concentración popular frente al Palacio Presidencial el 28 de septiembre de 1960, cuando surgen los CDR

En estas circunstancias, por indicaciones del Che, se decidió hacer una prueba de 24 horas sin comerciales, el 22 de febrero de 1961, a lo que siguió un análisis de la situación del mercado.

A partir del 27 de marzo se eliminaron los comerciales de todos los medios. Comienza una nueva etapa de transición, que creo aún no ha terminado.

Durante los meses de abril y mayo fue trasladada toda la actividad de comunicación a los medios y el 31 de  mayo se disuelve el llamado Consolidado de la Publicidad.

El 19 de junio nace la Oficina de Orientación y Coordinación de la Radiodifusión, mediante Resolución 3687 del Ministerio de Comunicaciones, que adquirió algunas emisoras como la COCO, de Guido García Inclán y otras que no se intervinieron, sino que se compraron pues sus dueños estaban vinculados a la Revolución.

Yo pasé totalmente a la campaña de propaganda de la alfabetización, que tan importante era para el país poder cumplir la promesa de Fidel. Los cambios en la TV comenzaron por poner en manos de los revolucionarios las decisiones principales.

Desaparecieron los programas de crónica roja, los concursos denigrantes y  fueron fortalecidos los contenidos de los espacios seriados promoviendo todo lo que contribuyera a elevación del nivel de la población, a la comprensión del proceso y a la unidad de las fuerzas revolucionarias.

Uno de los tipos de emisión televisiva que requirieron de mayor transformación fueron los noticieros, por ejemplo, se creó un noticiero Revolución en la TV y en 1962 se fusiona con el de CMQ.

Por supuesto, en esa época fue fundamental la transmisión de las largas intervenciones de Fidel, los actos masivos en conmemoraciones y los eventos que se organizaban, por ejemplo, sobre la alfabetización, la reforma agraria, las campesinas que venían a estudiar a La Habana.

En fin, una constante información sobre las sacudidas que se iban operando. Igualmente, estaba presente la denuncia oportuna sobre las agresiones imperialistas.

La radio y la TV vivían al ritmo acelerado de los cambios revolucionarios, transformándose a la vez ellos mismos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *