Cargando...
AHORA  |
  • SERIE DOCUMENTAL Unos Minutos en la vida de... por Carlos Collazo  
  • CONOCE AQUÍ a la TV y Radio Cubana por dentro, por Paquita Armas Fonseca.
Perfil de TV y Radio

“REINA RADIAL DEL CENTRO” TIENE OTRO PREMIO NACIONAL

Fotos cortesía de Alexander O. Jiménez Díaz “Este premio es, sin dudas, el mayor reconocimiento a un realizador de la radio. Aunque nunca he trabajado con la mirada en los premios, me alegra mucho que al final de mi carrera piensen que soy digno de merecerlo. Puede parecer una frase manida, pero llevo la radio […]

Fotos cortesía de Alexander O. Jiménez Díaz

“Este premio es, sin dudas, el mayor reconocimiento a un realizador de la radio. Aunque nunca he trabajado con la mirada en los premios, me alegra mucho que al final de mi carrera piensen que soy digno de merecerlo. Puede parecer una frase manida, pero llevo la radio en las venas. Desde que conocí la radio, muchos años antes del triunfo de la Revolución, no me pude apartar de ella nunca. Solo en “W” llevo más de 50 años en diversas especialidades como la locución, sobre todo; dirección de programas, principalmente musicales, grabador multipista, hasta operador de control remoto” dijo Franklin Reinoso Rivasen el Periódico Vanguardia, al conocer que era  Premio Nacional de Radio 2021, junto a Miozotis Fabelo Pinares y Luis Ismael Rensoli Sánchez..

Locutor, director de programas y grabador de sonido, Franklin es el quinto integrante de de la CMHW  en merecer ese alto galardón, que también les fue conferido a Aldo Isidrón del Valle, (ya fallecido),  Luis Orlando Pantoja Veitía, (también fallecido), Rogelio Castillo Moreno, y  Fernando González Castro.

Gracias a Alexander O. Jiménez Díaz,  director de esa emisora y  de toda la radio en Villa Clara, tuve acceso a su historia. Hojee el libro digital (es una lástima que este inédito) CMHI: Desde Laviz y Paz hasta Cadena AzuL, de   Msc. Sergio Ruiz Perera – Enrique Romero de la Paz.

En el texto se lee “Entretanto  el surgimiento y repercusión de la radio seguía su curso con la apertura de centros dedicados a la venta de los nuevos aparatos y sus accesorios, en las distintas zonas de la capital del país con su consecuente reacción, a partir de 1920.

La demanda de los primeros radios de galena, una vez mostrados, se extendió rápidamente por toda Cuba.

A estos los protegían estuches de madera cuadrada con tableros de bordes niquelados dispuestos en la parte superior,  e iban unidos a una rueda provista de marcas y cifras en blanco apoyadas en un alambre rígido sostenidos al botón en su eje.

El empalme con la piedra de mineral de galena rectificaba la corriente eléctrica y detectaba las ondas electromagnéticas, el aparato era complementado por un condensador variable y una bobina portadora del circuito radiorreceptor.

Manuel Álvarez y Frank H. Jones domiciliados en Caibarién y el Central Tuinucú en la provincia de Las Villas, respectivamente, evidenciaron con prontitud su interés por esos modelos y poco después se manifestaban impresionados por las transmisiones captadas que procedían de Estados Unidos así como por la percepción de la Q2LC la estación telefonía y telegrafía que operaba en La Habana el aficionado Luis Casas Romero.

En los meses siguientes  Manolín Álvarez instaló mediante el procedimiento de telegrafía sin hilos por el método de Marconi la planta 6 EV,  con potencia de 20 watts y audible en la banda de 225 metros, que fue registrada a nombre de su hermana Josefa Álvarez.”

Los autores agregan que   “Frank H. Jones  que poseía un transmisor de 2 kilowats con antena Marconi de seis alambres,  a la altura de doscientos pies,    salía al aire con la 6 KV en la banda de 272 metros, con lectura de informes del tiempo y música grabada.

Un día de enero de 1920 el villaclareño  Evaristo de la Paz Castillo y el ciudadano español Juan Lavíz Corro compartían sus inquietudes entre amigos a la sombra de los árboles del Parque Vidal de Santa clara.

Ambos coincidían en la certeza del indetenible posicionamiento de la radio  como medio de comunicación imprescindible en el futuro cercano.

Evaristo y Juan unidos en matrimonio con las hermanas Zoila y Celia Monteagudo  vivían  desde comienzos de la década del diez en casas aledañas.”

Y agregan: “En el mes de agosto de 1918  Lavíz y Paz  descubrían asombrados el profundo discernimiento de Luis Llanes Silverio, un hombre persuadido de la inimaginable importancia de la radio, que poseía una vasta formación profesional obtenida a través de sus nexos en la capital de la república con los despenseros de la primera generación de equipos receptores introducidos en el país y que había sido favorecido con la entrega de planos, instrucciones y procedimientos para la restauración y conservación de los recipientes de ondas hertzianas.

Estas revelaciones confirmaron a Evaristo y Juan la justeza de sus motivaciones y la utilidad  de orientarse hacia los centros mercantiles abiertos en La Habana a fin de meditar sobre sus ofrecimientos.”

Alexander me contó “CMHW, apareció el sábado 15 de julio de 1933 en la casa El Lente de Oro, en Argüelles 220, esquina a Gacel, en Cienfuegos. El Dr. Ramón González Jr. , propietario de la óptica, lanzó al éter las primeras transmisiones de la actual planta radicada en Santa Clara. En 1937 Guillermo Domenech Galich la adquirió por 10 000 pesos, y llegó a nuestra ciudad” (*)

En los años ochenta del siglo XX fue acreedora de numerosos premios, y fue bautizada como la Reina radial del centro”.

Actualmente tiene 173 trabajadores y  su transmisión cumple  el eslogan: “para toda Villa Clara, y un poquito más allá”. Cubre toda la región central de Cuba. Con su potente transmisor de 840 kh. de amplitud modulada, AM, llega desde Matanzas a Ciego de Ávila; así como áreas de la Florida y los cayos en EE.UU. Hasta  Diexistas de Finlandia y Noruega, y otras naciones europeas han reportado la sintonía y enviado sus grabaciones de la madrugada.

Hoy los programas de más alto rating son:

1.- Noticiero “Patria”, de 6 a 7 de la mañana, con 29, casi 30 años en el aire, surgió en pleno período especial, año 1992, supliendo la prensa escrita.  Es el programa de mayor audiencia, y uno de los más populares y queridos.

2.- La Radio Revista W, que acaba de celebrar 50 años en el aire.  Fundada por Domingo Machín de la Peña, inventor del eslogan de CMHW, Para toda Villa Clara y un poquito más allá.  Ahora la protagoniza el popular periodista Abel Falcón, junto a la locutora Aymara Orizondo Fournier.

3.- Entérese.  La revista de facilitación social de la emisora, el programa más popular.

4.- Pañoleta Azul, el programa infantil más icónico de la emisora, producido por el Grupo Dramático de CMHW.

5.- Programa QUE NOCHE, musical y de variedades.

6.-  Esta es tu novela.  El espacio para la novela cubana, producida también por el grupo dramático de CMHW, con autores de mucho renombre como Joaquín Cuartas, Fernando Glez Castro y Angel Luis Martínez.

7.- Noticiero La Explosión de las 12, siempre al mediodía con el narrador deportivo Normando Hernández.

8.- Programa de Participación Ciudadana ALTA TENSION.  Con Abel Falcón y Xiomara Rodríguez, paralizan la provincia en las tardes del sábado, 4 pm, con los temas más polémicos del acontecer villaclareño.

9.- Melodías de Siempre, programa creado por el premio nacional de Radio Franklin Reinoso.

CONVERSANDO CON SUS INTEGRANTES:

A varios de los integrantes de la  CMHW les realice estas preguntas: ¿Por qué la radio? ¿Que significó la CMHW en su vida?   y  ¿cuenta alguna anécdota? Estas son las respuestas de tres de ellos:

Maria Teresa Valdés:

La radio enamora, cuando termine la Universidad me ubicaron en la emisora CMHW, traía escasos conocimientos del medio, pero enseguida supe que era lo que quería para mi.

Prefiero este medio por su inmediatez, porque es compañía, porque te da posibilidades de crear utilizando los recursos que te ofrece.

Además permite  aprender las diferentes especialidades y desempeñarse en ellas.

A pesar de las nuevas tecnologías la radio mantiene su valor como medio tradicional y mantiene una audiencia que la sigue atemperda a los nuevos tiempos.

La CMHW. ha sido mi único centro laboral. Ahí apliqué los conocimientos que traía, bebí de la experiencia de los más avezados, me desarrollé como profesional, construí mi familia y gané otra grande con todos mis colegas.

Tuve la oportunidad de realizar importantes coberturas periodísticas, desde recorridos con el Comandante en Jefe, hasta el recibimiento de los restos del Che, el Aló Presidente de Hugo Chavez y otras.

Desempeñé cargos de dirección que no estaban en mis planes. Comencé en el Departamento Informativo y llegué a ser en dos ocasiones Directora Provincial de Radio.

Por todas estas razones la CMHW es parte importante de mi vida, no puedo desligarme de ella porque en los últimos 40 años ha sido una prolongación de mi casa.

Una anécdota jocosa:

Cuando mi colega Abel Falcón estaba en Venezuela me hice cargo de la Unidad Móvil que cada mañana ofrecía las últimas noticias de la provincia. Eran los tiempos de la llegada de los Ómnibus Yutong, los precios eran caros y la población pedía que se bajaran.

Voy en el Móvil, me cruzo con el Director de Transporte y me dice que fuera a su oficina porque le habían bajado los precios de los viajes de las Yutong.

Ahí mismo comencé a promocionar que habían bajado los precios, los detalles los ofreceríamos al día siguiente.

Cuando llego a la oficina del Director me enseña la lista y veo que todos los precios eran elevadísimos y le pregunto, pero ¿Usted no me dijo que habían bajado los precios? Y me dice no, que los habían bajado de La Habana.!!!!!

A esa hora tuve que hacer un comentario acerca del lenguaje de los dirigentes. Le aseguro que fue uno de los mayores aprietos en vivo.

Otra anécdota puede ser que fui la persona más joven en recibir la Réplica del Machete Mambí de Máximo Gómez, a nombre de la emisora, tenía solo 26 años y tanto a Raúl como a Vilma le llamó mucho la atención, luego compartí con ella en un Festival de la Radio que dirigí y ella participó, en esa ocasión me identificó y fue muy cariñosa y atenta conmigo.

Alexander O. Jiménez Díaz:

La radio me ayudó a darme valor y fuerzas en lo personal.  Salí un poco triste de la Universidad, pues a pesar del promedio y el escalafón, no me ubicaron en el periódico Vanguardia que era donde deseaba laborar. Me ubicaron en la radio y comencé a trabajar allí sin valorar la importancia y alcance de ese medio.  Al punto de que en un momento me hicieron una oferta y me fui para la televisión provincial.

  Allí comencé a notar que el hecho de provenir de la radio, de la CMHW, me daba cierto «prestigio» y la gente valoraba como positivo que antes hubiera laborado en la emisora.  Pues bien, por cuestiones de la vida, y porque el salario prometido nunca llegó, regresé a la radio.  Y entonces comenzó otra historia.

Ahora bien, no olvido que cuando estaba en la radio, y en vida de Rolando Rodríguez Frenes, el director insigne de la CMHW, más querido y recordado, participé pese a mi juventud e inexperiencia en coberturas muy importantes y fue él quien me dio la posibilidad de comenzar a dirigir programas, lo cual también fue respaldado por el nuevo director Gilberto Rivero, tras la muerte de Frenes.

El tiempo ha pasado y casi olvido momentos importantes de aquellos años iniciales.  Solo sé que tras mi regreso a la radio, luego de cinco meses en la TV comencé a ser tutorado por el maestro Luis Orlando Pantoja, y en una de sus tantas idas y venidas a Camagüey, donde tenía amores y familia, de pronto me vi dirigiendo el noticiero estelar EN EL CENTRO.  Y en una de esas, me quedé permanente, tuve la oportunidad de cambiar el diseño sonoro y ponerle mi propio estilo a ese espacio, el más respetado de los informativos en aquel entonces.

Luego vino mi participación en el Festival Nacional de la Radio y el Gran Premio que obtuve, junto a la Mejor dirección de programas informativos en lo individual, lo cual me abrió otras oportunidades, al punto de pasar por casi un año a la dirección del noticiero matutino «Patria» y luego la Radio Revista W.

A la par continuaba como reportero, con sectores difíciles de atender, pero que me dieron la oportunidad de viajar por toda la provincia, incluso coberturas en el Palacio de las Convenciones, con el Fórum Nacional de Ciencia y Técnica.

Todo ese tiempo tuve la supervisión y las enseñanzas de personas muy valiosas para la radio como los maestros Aldo Isidrón del Valle y Luis Orlando Pantoja; del jefe de información Orlando Sevajanes y el jefe de redacción Nelson Hernández Chaviano.  Con ellos aprendí gajes del oficio, mañas, y viví momentos alegres y otros menos. Recordaba siempre aquello de «la letra con sangre, entra».

A golpe de trabajo y esfuerzo, me gané una plaza fija en la radio, luego de 8 años de servicio social, con un pago ínfimo, todo un record, y fui ganándome un lugar en medio de personas con mucho talento y un ambiente de mucha competencia profesional.

Con la renombrada periodista Alicia Elizundia, maestra de la radio, comencé mi participación en eventos de la radio, certámenes de jóvenes realizadores, el Antonio Lloga in memorian, el certamen de Las Tunas, ahora Ultrasonido, y fui enamorándome mucho más de la radio.

Luego, comencé a estudiar más, profundizar más en los géneros, y llegaron los reconocimientos, entre ellos otro Gran Premio en el Festival Nacional de la Radio, con el noticiero En el centro, y luego comencé a participar en el concurso de Radio Habana Cuba, el Premio Orlando Castellanos, del cual gané tres ediciones, considerados Grandes Premios, pues punteaban como tal.

En el año 2008 gané el Premio nacional de Periodismo Juan Gualberto Gomez, en radio y cuatro años después llegaron los cuatro premios -de un tirón- en el concurso de la Caribbean Broadcasting Union, CBU,  con sus respectivos dividendos en divisas.

A la par, comencé a impartir clases de radio en la Universidad Central de las Villas y su carrera de periodismo, de la cual soy fundador.  Ya no doy clases en las aulas, pero las imparto en la propia emisora, en el diario quehacer, a los más jóvenes reporteros.

Así las cosas, llegó un día el momento de colgar los guantes como reportero en la calle, pasé a la dirección de la página web de CMHW; luego me promovieron a Jefe de Departamento Informativo, donde estuve cinco años al frente; me nombraron por unos pocos meses en 2014 Subdirector general de la emisora y luego relevé a mi querida colega María Teresa Valdés, quien me propuso, como Director Provincial de Radio.

En total, suman ya 28 años en la radio, en los cuales he transitado desde redactor del noticiero, reportero, en la página web, en la dirección del informativo y ahora al frente del medio en la provincia.  Momentos alegres, tristes, algunos dramáticos, como la muerte de queridos maestros, pero siempre con el apoyo y comprensión de mis compañeros, sin los cuales no hubiera podido cumplir las metas propuestas.

¿Retos? Tener una página web multiplataforma, y que la emisora vuelva a la condición de Vanguardia Nacional.

¿Anécdotas? Muchas, desde la del 15 de diciembre de 1994, cuando preparamos una emisión especial del noticiero En el centro, con motivo del empate del pedraplén de Caibarién a Cayo Santamaría, la obra del Siglo, y justo cinco minutos antes, la empresa eléctrica cortó el fluido en el circuito 30, donde por aquel entonces se ubicaba el transmisor de la emisora.  Otra: Ir a dirigir un bloque de programación especial bajo un torrencial aguacero durante el ciclón Georges, y al regresar a la casa enterarte de que el ciclón se llevó parte del techo de la vivienda.

Se cuentan también las coberturas luego del huracán Michelle, días enteros de recorrido sin probar alimento.  O la cobertura a aquel congreso nacional de los CDR, en La Habana,  con 39 grados de fiebre, y quedarte dormido durante el discurso central, y que luego viniera un compañero de la delegación a llamarme la atención, sin imaginar que tenía 39 grados de fiebre.

Un día de esos en que reportando para el noticiero Patria por teléfono con un corte del Primer Secretario se me enredó la cinta del casete y vino a coger forma 10 segundos antes de entrar al aire.

La visita del presidente Rafael Correa, de Ecuador, a Santa Clara, y aquel pase en vivo vía teléfono celular, gracias a un compañero de la Seguridad al cual le gasté todo el saldo asignado.

El derrumbe de gran parte del techo de la emisora al paso del huracán Michelle, el estruendo y el susto tremendo pensando en que habría víctimas, pues unos minutos antes en el lugar del derrumbe, se estaba repartiendo la merienda.

O durante la Tribuna Abierta en Corralillo, presidida por Raúl, que quitaron la corriente de la calle, y cuando pusieron los Grupos Electrógenos me cogió la corriente, el micrófono fue a parar sabe dios dónde.

Y claro, los grandes momentos de la provincia, como la llegada de los restos del Che, haber participado en la Gran Cadena Rebelde, con Moltó de director general; el sepelio de los restos de Vilma, Almeida y la velada en la Plaza con la llegada de los restos del Comandante en Jefe Fidel Castro.  Grandes momentos y grandes anécdotas.  Hay algunas que no se pueden contar… por eso se las dejo a otros colegas.

JORGE GÓMEZ GUTIÉRREZ:

Ante todo le digo que mis orígenes en el sector artístico están en el Movimiento de la Nueva Trova como fundador en la antigua provincia de Las Villas, desempeñándome como cantante, guitarrista y compositor primeramente del grupo Los Andes y luego en La Habana, donde hice mis estudios universitarios, en las mismas funciones con el grupo Canto Libre (1975-1980) para retornar nuevamente a Santa Clara y estar en activo con Los Andes hasta 1992.

Le hago esta reseña necesaria para comprender el por qué mi motivación para acercarme a la Radio ya que desde el mismo Movimiento cuestionábamos la deficiente difusión musical en los medios nada favorables a la canción de la Trova (igual decisión tomaron otros trovadores como Carlitos Más en Radio Progreso, Pedro Novo en Cienfuegos, Tony Pinelli, entre otros de los que ahora recuerdo).

También incidió en esta motivación por la Radio el haber logrado en la CMHW un programa dedicado exclusivamente a los trovadores villareños (incluidos los cienfuegueros y espirituanos) aunque fuese tan solo de 28 minutos y con frecuencia dominical en el horario nada favorable de las 7:00am. Este espacio se llamó Con la Misma Guitarra, con tema de presentación de Lázaro García.

Mis primeros pasos en CMHW, ya como director de programas y locución, se remontan al año 1986, pero en carácter de colaborador, y a partir de 1990 hago mis primeras evaluaciones artísticas al mismo tiempo que recibo mis primeros premios en los Festivales Nacionales de la Radio.

Desde entonces hasta la fecha han sido numerosos los reconocimientos recibidos, entre ellos Artista de Mérito del ICRT, lo mismo en la realización de programas musicales (todos especializados en distintos géneros) como en programas informativos dirigiendo el espacio de debate Alta Tensión desde su fundación en 1994.

Por lo tanto, el mayor reconocimiento que me ha dado la Radio, y particularmente la CMHW, ha sido la posibilidad de intercambiar y socializar con los oyentes, con el privilegio de expresar, con absoluta libertad, todos mis criterios, ejerciendo lo mismo la crítica musical que como facilitador, ante las autoridades de la provincia, de las preocupaciones de la población.

¿Anécdotas? Lamentablemente no las he registrado durante más de 35 años de labor radial y le aseguro me llevaría tiempo para recordar cuáles podrían ser las más interesantes.

Solo le digo que he podido recibir más satisfacciones de las que hubiera imaginado, y sobre todo por el respeto total hacia mi trabajo.

Aparte de mantenerme como director de programas, locutor, guionista  y realizador de sonidos (hago todas las funciones en mis programas musicales, son grabados en mi casa) desde hace algunos años soy el presidente del Consejo Artístico de la Radio en Villa Clara, así como vice-presidente de la UNEAC y de su filial de CRTV.

Principales premios y reconocimientos alcanzados por la CMHW.

  • Réplica del Machete Mambí de Máximo Gómez.
  • Distinción Zarapico del Gobierno en Villa Clara.
  • Escudo de la provincia de Villa Clara.
  • 2 premios Nacionales de la Radio.
  • Un premio nacional de Periodismo José Martí.
  • Dos Premios internacionales de Ética “Elena Gil”
  • Cuatro premios internacionales de la Caribbean Broadcasting Union.
  • Decenas de premios “26 de Julio” de la UPEC.
  • Decenas de premios y menciones “Primero de Mayo” de la CTC.
  • Premios “Caricatos” de la UNEAC
  • Decenas de Grandes Premios del Festival Nacional de la Radio Cubana.
  • 3 Premios “Orlando Castellanos de Radio Habana Cuba.
  • Premio Nacional Violeta Casals de locución.
  • Numerosos premios “Caracol” de la UNEAC Nacional.
  • Decenas de premios Santamareare de la UNEAC villaclareña.
  • Numerosos premios en el concurso y taller de la Radio Joven Antonio Lloga in memorian.
  • Premios del evento territorial de locución Pichs in memorian convocado en Cienfuegos.
  • Premio del concurso nacional de Tránsito.
  • Premio del concurso internacional de Cartas de amor.
  • Premio del concurso de crónicas Miguel Ángel de la Torre de Cienfuegos.
  • Distinción relevante del forum de ciencia y técnica.
  • Sello 8 de octubre de la ANIR.
  • Condecoraciones por la colaboración cultural con la ciudad de Santa Clara.
  • Llave de la ciudad de Santa Clara.

(*)CMHW y la Radio en Villa Clara


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Comentarios (2)

  • Ernesto Agustín Vera González
    29 de August de 2021, 23:30  Responder

    Interesante la investigación y las pequeñas entrevistas. Una pena que no aparezca un simple dato…11 trabajadores de Telecristal han representado a Cuba en 4 Juegos Olímpicos, 4 Panamericanos, 1 Paralímpicos y 1 CentroCaribe…. Eso también forma parte de la historia…Gracias por dedicarle un espacio a nuestra TV

  • raciel
    1 de September de 2021, 22:12  Responder

    el programa es un orgullo de la TV cubana, un programa fino e inteligente, todo es perfectible pero está muy bien estructurado, es ameno , estimula el conocimiento y es competitivo