image_pdfimage_print

Las plazas del país no tendrán este primer día de mayo nuestro paso alegre y festivo. No habrá música, desfiles. Tampoco tribunas ni banderolas. El 2020 nos reservó para esta fecha la quietud de la casa, el acompañamiento de la familia y solo saldrán a caminar, a trabajar, a seguir empujando el país, los imprescindibles de hoy.

Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

Los quijotes de las fábricas e industrias, transportistas, periodistas, policías, panaderos, gastronómicos… Y los guardianes de la vida de verde y blanco. Esperanza y paz. Optimismo y pureza. Infinidades de veces encabezaron desfiles. A la orilla de una cama o en una sala de terapia intensiva, encabezan en estas horas el combate sanitario más difícil en lo que va de siglo XXI.

Sus almas generosas, su sacrificio y entrega de 14 días en la zona roja de peligro, a riesgo de su propia vida, definen hoy la supervivencia de todos frente a una pandemia, ante un virus que por más oxígeno robado no podrá adueñarse, arruinar o enterrar los sueños de mi Cuba, nuestra Cuba. Solo posponerlos o aplazarlos.

Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

Una nación también es eso. Capacidad de reinventarse y sobreponerse. Deseos de crecer con sus propias fuerzas. Así lo hemos aprendido por cerca de 60 años ante un bloqueo marca Trump ahora, marca Kennedy, Reagan o Bush ayer, marca brutalidad siempre.

Fidel nos enseñó a enfrentar esa absurda política y resumió genialmente hace 20 años la semilla que nos habita para hacerlo. Revolución es sentido del momento histórico. Y hemos cambiado lo que debe ser cambiado. Y falta más, sobre todo para llegar a esa economía próspera y sostenible, lejos de cualquier consigna o emulación sin fijador.

El Día Internacional de los Trabajadores está dedicado este 2020 a la vida. Sin ella es imposible construir, servir, investigar, comunicar y hacer. De cubano a cubano, la hora es de cuidarse para cuando todo pase regresar a las plazas y abrazarnos sin poses de fotos. Abrazarnos con la fuerza inefable de una madre cuando recibe a un hijo. Y con la fuerza de un país lleno de héroes anónimos que quizás no lean esta crónica por estar ahora mismo empujándolo.

Tomado de Trabajadores

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *