Perdomo: me siento orgulloso de este personaje

Roberto Perdomo, uno de los actores más populares de Cuba, Artista de Mérito de la Televisión, contó en exclusiva para el portal del ICRT, qué significa para él, el personaje del Teniente Coronel Fernando en “Tras la Huella”. También nos habló sobre el valor de ese espacio policíaco que está próximo a cumplir 15 años en pantalla con audiencia record, según el Centro de Investigaciones Sociales. Sirva la entrevista como homenaje este 6 de junio al Ministerio del Interior por el aniversario 59 de su creación. 

¿Qué representa “Tras la Huella” para Roberto Perdomo?

Ha sido, primero, una oportunidad de trabajo. Durante 13 años he podido ofrecer lo que sé: actuar y sobre todo trabajar para el pueblo. El pago principal es el cariño del pueblo, cómo me quieren y cómo me reciben. De eso se puede alardear, de que las personas te conozcan y te quieran. Es muy lindo porque se ve que llegaste, se ve que sembraste, que te recibieron. Este personaje (el Teniente Coronel Fernando) significa mucho porque lo creé yo.

En el proyecto hay un jefe, que se podía llamar de cualquier manera y preguntar y ordenar. Pero ¿Quién le pone la vida a un papel? ¿Cómo se le pone sangre a un papel? ¿Cómo se le hace hablar? Me siento orgulloso de este personaje. A veces nos fajamos porque quiero dejarlo y él no quiere que yo lo deje. Cuando lo veo, me lo creo y me satisface. Es el pequeño orgullo que tengo.

Sobre todo da la imagen de alguien honesto, que hace tanta falta la honestidad. Incluso me han escrito: “usted es una persona de muy buen corazón, de un corazón muy grande”. Esas personas, a través del personaje, me han dicho esas cosas lindas. Es decir, que no es solamente un militar, no es solamente un jefe. Es alguien que tiene una bondad, una limpieza, una claridad. Es difícil lograrlo durante 13 años, no caer mal, no aburrir. Que te miren y haya una simpatía. Y está todo lo que representa esa imagen: una ideología, una filosofía. Tiene un criterio, tiene un valor, tiene un pueblo. Me tocó a mí asumir ese banderín y lo he llevado hasta ahora, creo que con dignidad y con humildad.

Foto: Archivo Tras la Huella

¿Cómo funciona la dinámica de trabajo entre actores en “Tras la Huella”?

Somos un equipo. Con Omarito (Omar Alí) llevo 16 años cargando, o él conmigo, no sé cuál. Y los que han venido se integran y son gente limpia, linda. El equipo tiene un encanto, eso es fundamental, y luego la simpatía que le pone cada uno.  

Retos…

Este es un proyecto que presta un servicio, es educativo, profiláctico, cultural y militar. Hay exigencias que no siempre son artísticas, que no siempre contribuyen con la calidad de la imagen artística, aparte del concepto. Hemos tenido que luchar con muchas cosas, todavía estamos luchando. En una época en que no hubo combustible, salí varias veces de Valle Grande (Universidad del Ministerio del Interior Eliseo Reyes Rodríguez “Capitán San Luis”) por mis medios. Hemos trabajado en condiciones difíciles, pero se ha hecho con deseo.  

Foto: Archivo Tras la Huella

Pocos se lo imaginan, pero a Perdomo les gustan mucho los personajes humorísticos

Es cierto que he interpretado varios personajes serios. En el teatro hice “Un tranvía llamado deseo”, “Pablo”, “El contrabajo” y otros, pero me encanta el humor. He participado en nueve capítulos del programa “Vivir del cuento”.

El tiempo no alcanzó para seguir conversando. Perdomo fue invitado a participar en un acto de ascenso y entrega de reconocimientos a oficiales del MININT vinculados a la serie. El diálogo quedó pospuesto, pero volveremos a escucharlo, todavía hay mucha historia detrás de sus personajes.