El Canal Educativo debe sostener una programación ajustada a su perfil

Ajustar el contenido de los programas al perfil del canal, respetar el tiempo de duración de cada espacio, y lograr un mayor sentido de pertenencia dentro del colectivo laboral sobresalieron como los aspectos más debatidos en la Asamblea de Balance del Canal Educativo, que tuvo lugar en la Sala Che Guevara del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Durante el intercambio, los trabajadores emitieron criterios sobre los logros y obstáculos de este medio de comunicación en el año 2018 y proyectaron las estrategias de trabajo para el 2019.

Además, se dio lectura al Informe Anual que detalló las fortalezas y debilidades del canal, y se discutieron los lineamientos que definen la política informativa y de programación del canal.

Los asistentes coincidieron en la necesidad de reivindicar el perfil educativo de cada propuesta y poner mayor interés en las necesidades y expectativas de los televidentes, optimizar la parrilla de programación, diversificar los espacios, y velar por la calidad de la realización audiovisual.

La Asamblea de Balance fue presidida por Aniuska Riquenes, directora del Canal Educativo; Waldo Ramírez, director general de la Televisión Cubana; Nancy García, secretaria del Buró Especial de la Central de Trabajadores de Cuba en el ICRT; y Xenia López, ex directora del canal y actual directora de Relaciones Internacionales del ICRT.